Buscar

Europa, entre el liderazgo medioambiental y la defensa de su economía

AFP
15/03/2008 - 16:43

Si bien los líderes de la Unión Europea ratificaron en la cumbre de Bruselas del jueves y viernes su liderazgo mundial en la lucha contra el cambio climático, varios países expresaron claramente su inquietud por mantener la competitividad de sus economías.

La cumbre confirmó el objetivo de los 27 de lograr un acuerdo en 2008 sobre el plan europeo de lucha contra el cambio climático que propone una reducción del 20% de gases de efecto invernadero, así como un aumento hasta el 20% de la parte de energías renovables en el consumo energético total del bloque y hasta el 10% de los biocarburantes en el transporte.

La UE apuesta por un acuerdo mundial global en las negociaciones internacionales sobre el calentamiento planetario que se reanudarán a fines de 2009 en Copenhague, y se dice preparada a "integrar un objetivo más ambicioso de una reducción del 30%" de los gases de efecto invernadero.

Aunque la declaración de principios europea no se pone en duda, varios países quieren que el bloque tome precauciones y no sacrifique su prosperidad económica y la de sus industrias adoptando compromisos que otras regiones del mundo y potencias no respetarán.

Por ello, de aquí a la adopción definitiva del paquete legislativo europeo sobre cambio climático, la UE analizará las formas de impulsar el desarrollo de las energías verdes a nivel interno y dotarse de instrumentos para no castigar a sus industrias en caso de que éstas recorten sus emisiones de gases de efecto invernadero.

Francia y Gran Bretaña dieron ejemplo, volviendo a lanzar en la cumbre la idea de un Impuesto al Valor Agregado (IVA) medioambiental para los productos "ecológicos".

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, reiteró su trabajo conjunto con el primer ministro británico Gordon Brown para desarrollar una fiscalidad medioambiental y celebró el hecho de que los 27 se comprometiesen a analizar "todos los instrumentos fiscales que permitirían impulsar los productos ecológicos".

En efecto, en las conclusiones adoptadas en la cumbre, se pide a la Comisión Europea examinar las áreas en las que se podría alentar la utilización de bienes y materiales "verdes".

Sarkozy indicó que dentro de esos instrumentos está incluido el IVA, aunque ciertos países se oponen a ello.

La idea de un IVA "ecológico" había sido lanzada por primera vez en julio de 2007 por París y Londres sin éxito. Esta vez ambos países confían en encontrar un clima más favorable.

"Sería bueno para Europa si podemos bajar el IVA sobre productos como los refrigeradores u otros equipamientos domésticos, o materiales aislantes que son más económicos desde el punto de vista energético. El debate está lanzado", dijo Gordon Brown.

A la idea de una política fiscal más flexible, Sarkozy quiere sumar un "mecanismo contra las importaciones de los países que no respeten las reglas" medioambientales de la UE, una iniciativa que busca blindar a las industrias europeas ante la competencia desleal, por ejemplo de China o Estados Unidos, en caso de que estos países no se sumen a la lucha contra el cambio climático.

"Es necesario decir a partir de 2009 lo que pasará y no esperar a 2010, para dar visibilidad a los industriales", declaró de su lado la canciller alemana Angela Merkel, quien es partidaria de tener reglas claras en ese sentido lo más rápido posible.

Pero si algunos no dudan en impulsar este arancel a la importaciones procedentes de países "no ecológicos", otros temen el inicio de "una espiral sin fin" de medidas de "retorsión", como subrayó el jefe de gobierno italiano, Romano Prodi.

bur-mar/erl

Contenido patrocinado

Otras noticias