Buscar

Correa ataca a Bush y sospecha de plan para sacarlo de poder en Ecuador

AFP
15/03/2008 - 17:50

El mandatario de Ecuador, Rafael Correa, pidió el sábado entre duros reproches al presidente estadounidense George W. Bush poner sus soldados en la frontera colombo-ecuatoriana y admitió sus sospechas sobre un plan para vincularlo con la guerrilla de las FARC y sacarlo del poder.

Correa dijo en su programa de radio que enfrenta "una criminal campaña de desprestigio" en la que "por variar se unió el gobierno de Mister Bush a decir que le preocupa la permisividad de Ecuador con las FARC".

"De cuántas cosas no ha sido acusado el señor Bush. Ya le voy a mandar una carta diciendo que nos preocupa sus vinculaciones con Al-Qaeda. ¡Qué aprenda a conocer la región antes de meterse a opinar!", arremetió con sorna el presidente ecuatoriano.

Correa volvió a desafiar a su homólogo a "mandar sus soldados y cuidar la frontera" entre Colombia y Ecuador, de unos 600 km a lo largo de la cual operan rebeldes marxistas de las FARC.

"Ponga usted Mister Bush la sangre, los millones de dólares que le cuesta al pueblo ecuatoriano un conflicto que no es nuestro, pero ya déjese de doble moral, déjese de hipocresías", agregó.

El jefe de Estado aseguró que "no sería extraño que esto sea una campaña" para desestabilizarlo y "poner un gobierno títere que se preste al Plan Colombia e involucre al país en la guerra Colombia; sea socio, cómplice, como quieran llamarlo", del presidente colombiano Alvaro Uribe.

"También no les extrañe que se busque desestabilizar al gobierno para que en 2009 la base norteamericana de Manta se quede (en Ecuador), pero pierden su tiempo en 2009 no habrá más bases extranjeras en el suelo patrio", declaró.

Colombia, que recibe apoyo financiero de Estados Unidos para combatir las drogas y la insurgencia, aseguró que dispone de unas pruebas que relacionan al ejecutivo ecuatoriano con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

La denuncia saltó en medio de la crisis que mantienen rotas los vínculos diplomáticos entre Bogotá y Quito, luego de la incursión colombiana que mató en Ecuador al número dos de la guerrilla Raúl Reyes, y a otra veintena de personas, incluidos cuatro estudiantes mexicanos.

vel/fj

Contenido patrocinado

Otras noticias