Buscar

Izquierda mexicana elegirá el domingo nuevo dirigente en medio de crisis

AFP
15/03/2008 - 18:01

La izquierda mexicana, que estuvo a punto de acceder al poder en 2006, elegirá este domingo nuevo dirigente en medio de una crisis provocada por la confrontación interna y por las irregularidades que se han presentado en las campañas de sus candidatos.

"Las posiciones son irreconciliables y lo más probable es que el partido se va a fracturar", consideró Aldo Muñoz, experto en el estudio de partidos políticos de la Universidad Iberoamericana.

El Partido de la Revolución Democrática (PRD), que desde 1988 agrupó a casi todos los grupos de izquierda en México, enfrenta una disputa entre los que persisten en desconocer al presidente conservador Felipe Calderón y los que impulsan una relación institucional con el gobierno Federal.

Los dos principales candidatos a la presidencia del PRD son Alejandro Encinas, ex alcalde de la capital mexicana, quien representa al ala más radical del partido, y Jesús Ortega, líder de "los chuchos" considerados como moderados.

Los seguidores de Encinas denunciaron la semana pasada que el padrón electoral de PRD es uno de los puntos más débiles en la jornada del domingo porque muchos militantes fueron eliminados de las listas, al mismo tiempo que fueron infladas con nombres ajenos al partido.

"Lamentablemente vamos a ver el peso de las omisiones, un porcentaje muy importante de miembros del partido no podrán votar", dijo Encinas, quien es impulsado por Andrés Manuel López Obrador, ex candidato a la presidencia de México.

López Obrador estuvo a punto de llevar al PRD a la presidencia de la República en 2006, cuando el presidente Felipe Calderón le ganó por una ligera diferencia 0,56% del total de la votación.

Los "lopezobradoristas" consideran que Calderón es ilegítimo y critican a quienes reconocen la investidura presidencial, metiendo en aprietos a los miembros del PRD con cargos de elección popular.

Los enfrentamientos llegaron al grado de que los líderes del PRD en las cámaras legislativas fueron agredidos por simpatizantes de López Obrador durante un mitín el 24 de febrero pasado.

"Yo estuve en la primera trinchera, en la lucha más intensa, más difícil de nuestro partido, a mi no me van a acusar de tibieza", se defendió el 5 de marzo Jesús Ortega, quien es fundador del partido.

Por su parte Encinas advirtió que de llegar a la dirigencia no será un "tonto cómodo" que haga el juego a la derecha y que mantendrá la postura de López Obrador de evitar cualquier diálogo con "el gobierno de facto" de Felipe Calderón.

Los seguidores de Ortega también denunciaron recientemente que López Obrador envió cartas personalizadas a los militantes para que voten a favor de Alejandro Encinas, práctica prohibida por los estatutos del partido.

Sin embargo el presidente del comité electoral del PRD, Arturo Núñez, descartó la ruptura porque "si alguien gana, pero sin mayoría absoluta, comparte la secretaría con quien ocupe el segundo lugar", dijo el viernes al periódico Reforma.

El funcionario del partido reconoció que el resultado de la elección podría ser cerrado y que incluso tendían que recurrir al recuento de votos.

Por su parte, el politólogo Aldo Muñoz explicó que aunque López Obrador tiene una gran cantidad de seguidores dentro del partido, Jesús Ortega cuenta con la estructura, por lo que adelantó que la ruptura interna podría registrarse antes del 2009, cuando habrá elecciones legislativas en México.

Muñoz dijo que "los lopezobradoristas" ya se organizan en comités para poder formar otro partido político, en caso de que Encinas pierda la elección de este domingo.

López Obrador, quien ha centrado su actividad política en giras por todo el país en las que ha encabezado centenares de actos, adelantó que buscará nuevamente ser candidato a la presidencia de México en 2012.

lp/fj

Otras noticias

Contenido patrocinado