Buscar

La huelga agraria cumple 20 días en Argentina sin señales de solución

AFP
1/04/2008 - 18:12

La huelga agraria contra un alza del impuesto a las exportaciones de soja y otros granos cumplió este martes 20 días en Argentina, con unos 400 cortes de carreteras, tras haber rechazado un nuevo plan del Gobierno que intenta aliviar la situación fiscal de los pequeños agricultores.

Pese a la dureza de la medida, los productores en huelga permitieron este martes el paso de camiones con alimentos, entre ellos lácteos, harinas y carnes, cuya falta en los negocios minoristas está provocando severas carencias a millones de habitantes en todo el país.

La medida paralizó los embarques de granos en el puerto de Rosario (310 km al norte), el mayor polo cerealero del país sudamericano, y frenó ventas externas de 2,2 millones de toneladas de granos, aceites y harinas oleaginosas derivadas de la soja y el girasol.

En reacción al mantenimiento de la huelga, las organizaciones sindicales, sociales y políticas del gubernamental peronismo se movilizaban este martes hacia la Plaza de Mayo en Buenos Aires para respaldar al gobierno de la presidenta Cristina Kirchner.

"Los productores deben dejar que la población se siga abasteciendo de comida", dijo el ministro del Interior, Florencio Randazzo. Randazzo advirtió de que "los reclamos más sustanciales que hacía el sector del campo han sido satisfechos" con las medidas anunciadas el lunes por el gobierno.

Entre las medidas figura un reintegro de impuestos a quienes producen menos de 500 toneladas de soja o girasol o a los que siembran hasta unas 200 hectáreas. El reintegro contempla a un 80% de los productores de soja y girasol, unos 61.300, que generan un 20% de la cosecha, para quienes el tributo a las exportaciones se mantendrá en torno al 35%, el mismo porcentaje que pagaban antes del polémico aumento del 11 de marzo pasado, según el gobierno.

A pesar de las compensaciones, los agricultores en huelga volvieron a exigir que las autoridades den marcha atrás con el esquema de impuestos flotantes a las exportaciones de granos, con alícuotas que variarán en función de los precios internacionales de la soja, y que consideran confiscatorio.

"Pareciera que la preocupación del campo no es el 80% de pequeños productores. Esperemos que en algún momento reflexionen o digan exactamente de qué están hablando", dijo Fernández, tras la decisión del campo de mantener la huelga al menos hasta el miércoles.

El tributo móvil a las exportaciones se sitúa hoy para el caso de la soja en un 35,3% en función del disminuido precio internacional de la oleaginosa, indicaron expertos del sector.

Argentina es el primer exportador mundial de aceites y harinas de soja y el tercero de granos de la oleaginosa, y la actual cosecha del considerado 'oro verde' del siglo XXI está calculada en unos 24.000 millones de dólares.

La superficie plantada con soja supera la mitad de los 30 millones de hectáreas cultivadas en todo el país, pero el 95% de la producción de la oleaginosa se exporta a China, India, el sureste de Asia y Europa.

Los agricultores en huelga exigen que el gobierno suspenda por al menos 90 días el alza impositiva a las ventas externas de soja, medida que desató la peor huelga agraria que se recuerde en un siglo en Argentina, y que derivó en la primera crisis política que debió enfrentar la presidenta Kirchner.

"Las medidas del gobierno son a destiempo e insuficientes. Hay un altísimo nivel de desconfianza hacia el gobierno en el campo", dijo Eduardo Buzzi, titular de la Federación Agraria, que agrupa a 100.000 pequeños productores, y una de las impulsoras de la huelga.

Contenido patrocinado

Otras noticias


El flash: toda la última hora