Buscar

El apoyo de CC a Zapatero en su investidura dependerá de los compromisos que adquiera con Canarias

6/04/2008 - 12:06

Casi todos los partidos minoritarios apuestan por la abstención como primera opción ante la investidura de José Luis Rodríguez Zapatero como presidente del Gobierno. Únicamente el BNG y Coalición Canaria (CC) podrían decantarse por respaldar al candidato socialista, todo ello en función de los compromisos que Zapatero adquiera con Galicia y Canarias durante su discurso de investidura.

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 6 (EUROPA PRESS)

A lo largo de esta semana, el PSOE, a través de su secretario de Organización, José Blanco, y los dirigentes del Grupo Socialista, José Antonio Alonso y Ramón Jáuregui, se han venido reuniendo en el Congreso con todas las fuerzas políticas con representación parlamentaria para preparar la investidura de José Luis Rodríguez Zapatero, que se celebrará entre el martes y el miércoles próximos.

En esos encuentros, los dirigentes socialistas no han pedido directamente un apoyo explícito para su candidato a la Presidencia, como así han reconocido algunos partidos minoritarios, sino que se han limitado a toma nota de sus principales reivindicaciones, de las que dependerá su posición ante la investidura de Zapatero.

PNV Y CIU SE ENCAMINAN A LA ABSTENCIÓN.

Aunque las conversaciones se mantendrán hasta el último momento, el PNV tiene asumido que no votará a favor de José Luis Rodríguez Zapatero en la investidura, pues considera que hay mucha distancia entre ambos programas y poco tiempo para encontrar puntos en común. El grupo parlamentario que capitanea Josu Erkoreka tampoco cree que haya motivos para votar en contra, máxime cuando los nacionalistas apoyaron los últimos presupuestos del Gobierno central y los socialistas hicieron lo propio con los del Ejecutivo vasco.

En ese contexto, todo apunta que los seis diputados del PNV optarán por la abstención, lo cual no implica que más adelante contribuyan a facilitar la gobernabilidad con pactos puntuales e incluso de medio plazo con el PSOE.

En la misma línea, CiU ve "prácticamente imposible" apoyar a José Luis Rodríguez Zapatero en su investidura puesto que, según ha admitido su portavoz en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida, "no existe confianza", por lo que dependerá de su discurso de investidura el decantarse por el voto negativo o la abstención.

Además, condicionó su posición a que el programa de Gobierno del candidato socialista recoja algunas de las demandas de la federación, entre las que citó el desarrollo del Estatut, un nuevo modelo de financiación, la publicación de las balanzas fiscales y el trasvase del Ródano.

LOS EX SOCIOS DE ERC, IU E ICV.

Igualmente, tanto Izquierda Unida (IU) como Iniciativa per Catalunya Verds (ICV), aliados de los socialistas en la última legislatura, descartan de plano votar a favor del aspirante socialista a ocupar el sillón presidencial dejando claro que se inclinan por la abstención.

Los diputados de ambas formaciones, Gaspar Llamazares y Joan Herrera, arguyen su posición en la inicial ausencia de un compromiso de izquierdas por parte del PSOE, a quien reprochan que se decante por una legislatura de alianzas "a la carta". De todas formas, Llamazares y Herrera, que no tendrán más reuniones con el PSOE, recalcan que la decisión definitiva sobre el sentido de su voto la tomarán tras escuchar las principales líneas de actuación del futuro Gobierno de Zapatero.

Por su parte, Esquerra Republicana (ERC), que apoyó en 2004 a Zapatero en su investidura, ve cuatro años después casi "imposible" hacer lo propio y se debate entre el voto en contra y la abstención. Según explicó su portavoz en el Congreso, Joan Ridao, la decisión final dependerá, no obstante, de si los socialistas atienden sus propuestas, que pasan por la publicación de las balanzas fiscales y una reducción del déficit fiscal catalán en el marco de la nueva financiación autonómica.

Pero, además, juzgan prioritario el incremento hasta un 27,5 por ciento del PIB del gasto social, una mejora de las pensiones mínimas, que se garantice la presencia del catalán en las instituciones del Estado, empezando por las Cortes, y que se reabra el debate de la memoria histórica.

BNG Y CC SE PLANTEAN EL SÍ.

Desde el BNG y CC son las formaciones que más se plantean la posibilidad de apoyar a Zapatero en la sesión de investidura. Así, el portavoz de los nacionalistas gallegos, Francisco Jorquera, ya dijo que su intención inicial es abstenerse, si bien reconoció que no descarta modificar esta posición si antes hubiera compromisos del PSOE en la dirección de los aspectos básicos para el BNG, como el incremento del autogobierno, las inversiones del Estado en Galicia o la necesidad de reformar el sistema de votos de residentes ausentes y la atención a sectores económicos básicos para las comunidades autónomas. Cabe recordar que ambos comparten gobierno autonómico en Galicia.

De su parte, la portavoz de CC en el Congreso, Ana Oramas, se acerca más al voto a favor que a la abstención a tenor del buen "feeling" que en todo momento hubo en la reunión con los socialistas, si bien dejó claro que la decisión final dependerá de cómo Zapatero materializa los compromisos con Canarias en su discurso de investidura, relacionados con la inmigración, la preocupación sobre el futuro del sector agrario o la financiación tras su crecimiento poblacional.

Por su parte, la diputada de Nafarroa Bai (Na-Bai), Uxue Barkos, duda entre el voto en contra o la abstención en la investidura de Zapatero, si bien recalca que optará por la segunda si el PSOE reconoce a su coalición como una fuerza política "con la que trabajar" y, además, aclara si va a continuar en la próxima legislatura quiere como "socio" al PP en Navarra.

Por último, desde la formación que lidera Rosa Díez, Unión, Progreso y Democracia (UPyD), se apuesta por el sí a Zapatero sólo si en su discurso de investidura apuesta por la consecución de pactos de Estado en determinadas materias y por analizar una redistribución de las competencias transferidas a las comunidades autónomas.

EL PSOE NI SUMA NI RESTA VOTOS.

Así las cosas, tanto el PSOE como las minorías asumen que la votación definitiva de la investidura de Zapatero no será el próximo miércoles, sino al segundo intento, el viernes 11 de abril, una circunstancia que sólo tendría como precedente la investidura de Leopoldo Calvo Sotelo en 1981. De hecho, el presidente del Gobierno en funciones restó también importancia a este hecho desde Bucarest, donde asistió a la Cumbre de la OTAN.

Eso sí, podría darse el caso que, aún cuando el PSOE no sumase apoyos suficientes --ya que con CC y BNG sólo llegaría a 173 votos, tres por debajo de la mayoría absoluta requerida para la primera vuelta--, tampoco recibiese más rechazo que el del PP, salvo que los 'populares' también optaran a última hora por la abstención.

Otras noticias

Contenido patrocinado