Buscar

Tribunales.- Rebajada a tres meses la prisión a tres jóvenes que agredieron a otro a patadas por dilación en el proceso

14/04/2008 - 16:22

La sentencia de apelación aumenta sin embargo la indemnización a la víctima que sufrió fractura de mandíbula

SANTANDER, 14 (EUROPA PRESS)

La sección tercera de la Audiencia Provincial de Cantabria ha rebajado, de un año, a tres meses, la pena de prisión impuesta a tres jóvenes que agredieron a patadas a otro cuando la víctima se encontraba con su novia, que también resultó lesionada, al apreciar el tribunal la existencia de dilaciones indebidas en el proceso.

El fallo estima así en parte el recurso que presentaron los tres condenados contra la sentencia de instancia, y también el que presentó el lesionado, a quien los acusados deberán pagar 3.000 euros más de indemnización de lo fijado en el fallo que en su día emitió el Juzgado de lo Penal número 3 de Santander.

Los hechos que han dado lugar a esta sentencia ocurrieron en la madrugada del 5 de septiembre del año 2004, en el exterior de un establecimiento hostelero de Santander, donde se suscitó una discusión entre un joven que actualmente tiene 29 años de edad, quien se encontraba junto a su novia, y uno de los acusados, Raúl R.G. quien golpeó al primero, haciéndole caer al suelo.

Allí, este acusado y los también imputados José M. S.P. y Félix G.P., propinaron a la víctima varias patadas, especialmente en la cabeza. Al acudir la novia del agredido en su auxilio, para lo cual se arrojó sobre su pareja, recibió también diversas patadas por todo el cuerpo por parte de los tres procesados quienes se dieron posteriormente a la fuga.

A consecuencia de la agresión, el joven sufrió fractura en la mandíbula, que precisó para su curación de una intervención quirúrgica, así como herida en un párpado y hemorragia subconjuntival, tardando en sanar 90 días durante los cuales estuvo impedido para sus ocupaciones habituales.

En cuanto a su novia, resultó con lesiones en el muslo y la rodilla izquierda, y en el hombro derecho, de las que tardó en curar siete días no impeditivos para sus ocupaciones.

RECURSOS.

Por estos hechos, los acusados fueron condenados a penas de un año de prisión, por un delito de lesiones, y al pago de una multa de 120 euros por una falta del mismo tipo. También fueron condenados al pago de las costas procesales, incluidas las de la acusación particular, y a indemnizar con 4.500 euros por las lesiones y con 637 euros por las secuelas al agredido, y con 175 euros a la novia de la víctima que también resultó lesionada, así como al pago de 648 euros al Servicio Cántabro de Salud por la asistencia sanitaria prestada a los perjudicados.

Tanto los condenados, como el agredido, recurrieron la sentencia. Los primeros, alegaron diversas causas, entre ellas, la dilación habida en el proceso, para solicitar la reducción de la pena, mientras la víctima pidió que se incrementara la cantidad indemnizatoria al considerar que la juzgadora de instancia acogió el criterio del Ministerio Fiscal en cuanto a la valoración del perjuicio, sin razonar sobre las bases que sustentaron el mismo.

El tribunal, que no acepta el alegato de los condenados en cuanto a la existencia de error en la valoración de la prueba, sí estima la alegación de la existencia de dilaciones indebidas en el proceso, ya que la causa permaneció paralizada, "de forma injustificada" durante casi siete meses.

Por ello acepta la aplicación de la atenuante invocada por los procesados ya que --dice-- en el proceso penal y sobre todo, durante la instrucción, el impulso procesal "es un deber" del órgano judicial.

Así, estima parcialmente el recurso de los procesados a los que rebaja la pena de prisión de un año, fijada en la sentencia de instancia, a tres meses.

Igualmente estima el recurso del agredido, al compartir con el apelante que en la sentencia de instancia no se expresaron debidamente los motivos por los cuales se determinó la cantidad en concepto de indemnización.

Destaca al respecto que una lesión consistente en la fractura de la mandíbula, que dio lugar a la implantación de varios tornillos, mediante intervención quirúrgica, y que precisó un periodo de curación de noventa días, restando como secuelas dolores ocasionales durante la masticación, "merece ser valorada en mayor cantidad".

Añade que no se requiere una prueba específica para acreditar "los padecimientos e incomodidades" derivados de dicha intervención, y aunque no accede a la petición íntegra del recurrente, que solicitó que la indemnización se fijara en 12.975 euros, sí valora en 3.000 euros las secuelas y los daños morales, cantidad que deberá añadirse a la ya fijada en la sentencia de instancia.

Otras noticias

Contenido patrocinado