Buscar

La comisión de la agente electoral aprueba sus normas sin el PPdeG, que denuncia que están "marcadas al antojo" del PSOE

14/04/2008 - 19:26

Socialistas y nacionalistas dicen que las normas son "fieles" a los precedentes y el BNG pide que comparezcan cargos de la Xunta de Fraga

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 14 (EUROPA PRESS)

Socialistas y nacionalistas aprobaron hoy las normas de funcionamiento de la comisión de investigación sobre la supuesta agente electoral del PSdeG que, a su juicio, se ajustan "con fidelidad máxima" a los precedentes parlamentarios, mientras que el PP votó en contra porque creen que las reglas "están marcadas al antojo, el interés y el favor" de la formación que dirige Emilio Pérez Touriño.

En concreto, el portavoz popular en esta comisión, Antonio Rodríguez Miranda, lamentó que los socios de la Xunta "usen su mayoría para hurtar la capacidad" de investigar de este foro parlamentario porque "no les interesa clarificar los hechos" y, frente a eso, garantizó que el PP "no dejará de trabajar" para descubrir "la red de financiación de un partido político". Además, acusó a los socios de la Xunta de tener pactadas las conclusiones de la comisión. "Pásennos una fotocopia y ya trabajamos para llegar a ellas", ironizó.

En cambio, el portavoz del BNG en la Cámara gallega, Carlos Aymerich, defendió las reglas aprobadas porque "se acomodan casi al cien por ciento" a las que rigieron la comisión de investigación sobre la Cidade da Cultura, normas que fueron aprobadas por unanimidad de los tres grupos parlamentarios.

También el portavoz del PSdeG en la comisión, Xaquín Fernández Leiceaga, aseguró que este sistema es "garantía de imparcialidad" porque "respeta el reglamento y la tradición de la Cámara" e instó a los populares a que presenten sus propuestas en la comisión que estudia la reforma del reglamento del Parlamento gallego.

AGILIZAR LAS COMPARECENCIAS.

Entre otras peticiones, el PPdeG abogó, como ya había hecho en la reunión de la Mesa de la comisión que se celebró el pasado miércoles, por que las comparecencias se produzcan a través del sistema pregunta-respuesta. De este modo, los populares apostaron por que, tras su primera intervención, cada compareciente responda de forma inmediata a cada una de las preguntas que formulen los tres grupos políticos.

"A través de este mecanismo se puede saber perfectamente quién contesta y quién no", aseguró, y añadió que el sistema actual "no es tan ágil". Al respecto, el BNG se mostró comprensivo con esta propuesta, pero consideró que "por razones de justicia y de coherencia" no debe aplicarse en la comisión sobre la supuesta agente electoral socialista, ya que "podría entenderse como algo discriminatorio".

El dirigente popular también defendió que a lo largo de la comisión se pudiesen solicitar nuevas comparecencias "a petición de cualquier grupo parlamentario". "De lo contrario, tendrían --PSdeG y BNG-- capacidad de veto permanente", lamentó.

CIDADE DA CULTURA: LA BIBLIA.

En segundo lugar, el PP sugirió reducir de 30 a 20 días el plazo para presentar la documentación solicitada por la comisión con el objetivo de agilizar el trabajo parlamentario. Asimismo, planteó que las comparecencias no puedan comenzar hasta que los grupos dispongan de la documentación pedida y la analicen porque, de lo contrario, "el Gobierno puede retrasar el envío de cierta documentación para que el grupo de la oposición no disponga de ella".

"No estaríamos jugando todos con las mismas bazas", subrayó, y apuntó que a la Xunta "le interesa retardar la entrega de la documentación". El portavoz socialista replicó que "no va a haber problemas con los plazos" y aludió a la comisión de la Cidade da Cultura, en la que "no se plantearon estas dificultades", pese a que, según subrayó, el objeto de investigación tenía "una dimensión mayor". En la misma línea se pronunció Carlos Aymerich, quien apostó por "atenerse lo más fielmente posible a los antecedentes".

Ante esto, Rodríguez Miranda consideró que socialistas y nacionalistas dieron "pocos argumentos" para rechazar sus propuestas. "Únicamente dicen que nos apartamos de la Biblia, que son las normas de la Cidade da Cultura; de aquí a 2.000 años habrá que seguir esas normas", bromeó.

FUROR DEL BNG.

Además, Rodríguez Miranda se mostró "sorprendido" por la actitud de los nacionalistas, que calificó de "conformista". "¿Dónde va su furor?", preguntó en referencia a las declaraciones de Aymerich, quien exigió la pasada semana que "se depuren responsabilidades" por el caso de la supuesta agente electoral y advirtió de que no descartan elevarlo a la Fiscalía si la comisión demuestra irregularidades.

"Fue un brindis al sol", opinó, a lo que el portavoz nacionalista replicó que el BNG "no tiene ningún interés directo" en este tema. "Nosotros en esto no competimos", manifestó, y concretó que su intención es "poner luz sobre uno de los episodios más oscuros de la democracia gallega". Así, apostó por investigar "cómo votan más de 300.000 emigrantes y cómo determinados partidos utilizan dinero público para captar votos".

No obstante, Aymerich matizó que "el protagonista de estos episodios no es sólo el PSOE", sino que también el Partido Popular tiene, a su juicio, "un largo historial en manipulación y captación del voto emigrante", motivo por el que justificó la necesidad de que responsables del anterior Gobierno popular también comparezcan esta comisión.

PLAZOS.

Por otro lado, el PP criticó que la Mesa abriese el plazo para que los tres grupos formulen sus propuestas de trabajo --solicitud de documentación y de comparecencias-- la pasada semana, antes de que se aprobaran las normas de funcionamiento. "¡Qué prisa tienen!", exclamó, y el portavoz socialista replicó que ambas cosas se aprobaron "al mismo tiempo" en otras comisiones, cuando los populares gobernaban con mayoría absoluta.

"No es la mejor opción adecuar las normas ahora a sus necesidades", espetó Fernández Leiceaga, y garantizó que la comisión "sacará sus conclusiones" al margen de las de la investigación abierta por la Xunta sobre el caso de la agente electoral.

Finalmente, el portavoz del PP cargó contra el presidente de la comisión, el diputado socialista José Tomé, quien pronosticó la pasada semana que este foro parlamentario culminaría sus trabajos el próximo mes de junio. Socialistas y nacionaslitas restaron importancia a esta información y replicaron que "no hay fijado ningún plazo" para el término de la comisión.

Contenido patrocinado

Otras noticias