Buscar

China condena la decisión de París de nombrar ciudadano de honor al Dalai Lama

AFP
22/04/2008 - 19:41

La tensión entre Francia y China por el agitado paso de la antorcha olímpica por la capital francesa se agravó este martes después de que Pekín expresara su "fuerte descontento" por el nombramiento del Dalai Lama y de un disidente chino como ciudadanos honoríficos de París.

"China comunicó su fuerte descontento y su firme oposición" a la iniciativa de la alcaldía de París, declaró la portavoz del ministerio chino de Asuntos Exteriores, Jiang Yu, en rueda de prensa.

"Esta decisión es una grosera injerencia en los asuntos internos de China y atenta gravemente contra las relaciones franco-chinas", añadió la funcionaria, quien instó al Gobierno francés a "adoptar medidas concretas para salvaguardar las relaciones" bilaterales.

La iniciativa llevada a cabo por el alcalde parisino, el socialista Bertrand Delanoe, echó por tierra muchos de los esfuerzos de ambos países por rebajar la tensión.

Los ediles del partido de Sarkozy, UMP (conservadores) se negaron a participar en la votación en la que se aprobó la concesión del título de "ciudadano de honor" de París al Dalai Lama y a Hu Jia.

Hu Jia, de 34 años, comprometido en la defensa de los enfermos de SIDA, del medio ambiente y de la libertad de expresión, fue condenado a principios de abril a tres años y medio de cárcel por tentativa de subversión, tras haber publicado artículos críticos en internet.

El Gobierno chino, sin embargo, se solidarizó con Francia tras las recientes manifestaciones frente a centros comerciales Carrefour en China.

"Recientemente algunos chinos, estudiantes especialmente, han lanzado espontáneamente acciones de protesta y llamadas al boicot contra los productos franceses. Creemos que pueden expresar su patriotismo de manera legal y razonable, pero no estamos de acuerdo con ciertos actos individuales radicales que tuvieron lugar en esas manifestaciones", aseguró la portavoz.

Manifestaciones antioccidentales se celebraron el fin de semana en varios países. Desde el pasado sábado se producen en diversas ciudades chinas concentraciones de protesta frente a centros Carrefour, cadena francesa que posee 122 hipermercados en China.

Algunos manifestantes quemaron y pintaron cruces gamadas en banderas francesas para protestar por la posición de Francia en el conflicto del Tíbet y de los Juegos Olímpicos de Pekín.

El ministerio de Comercio chino dijo que agradecía los gestos para calmar la tensión del Gobierno francés y de Carrefour, destacando que la empresa negó en un comunicado que apoyase la independencia del Tíbet.

En París, el Gobierno dijo que no quería comentar la decisión del Gobierno local de la capital, alegando su independencia.

"No nos corresponde interferir en las decisiones que son adoptadas por la ciudad de París", declaró la portavoz del ministerio de Exteriores francés, Pascale Andreani.

Sarkozy también tuvo un gesto conciliador, saludado por el Gobierno chino, al enviar una carta de apoyo a la deportista discapacitada china Jin Jing, que se convirtió en una heroína en su país por haber protegido la antorcha, desde su silla de ruedas, de los manifestantes pro tibetanos durante el paso de la llama olímpica por París el 7 de abril.

"Sarkozy solicitó al presidente del senado Christian Poncelet que entregara una carta a Jin Jing. Esto ha sido apreciado por el pueblo chino", declaró Jiang Yu.

"Usted ha demostrado un notable coraje que le honra, y a través de usted, honra a todo su país", escribió Sarkozy en la misiva.

"Sarkozy ha hablado en términos elogiosos del coraje extraordinario de Jin Jing y ha condenado de manera firme el ataque" sufrido por la deportista, destacó la portavoz.

Sin embargo, la afectada declaró este martes al diario Beijing News que Sarkozy no le pidió disculpas formales. "(Sarkozy) expresó su lamento, su conmoción y su condena, pero no sus disculpas", lamentó Jin.

Contenido patrocinado

Otras noticias