Buscar

Aznar, contra el giro al centro de Rajoy

AFP
21/06/2008 - 14:52

El jefe de la oposición en Zimbabue, Morgan Tsvangirai, se retiró el domingo de la segunda vuelta de las presidenciales al estimar que la violencia actual imposibilita unos comicios justos, una decisión que prácticamente garantiza la reelección del veterano Robert Mugabe.

"Nosotros, en el MDC (su Movimiento por el Cambio Democrático), no podemos pedir (a los electores) que voten el día 27 porque este voto podría costarles la vida", declaró Tsvangirai en rueda de prensa en Harare.

"No seguiremos participando en esta farsa violenta e ilegítima de este proceso electoral", aseguró.

Mugabe y Tsvangirai debían disputar el próximo viernes la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, después de casi tres meses del primer duelo y de varias semanas de crispación y violencia política.

Su abandono sirve prácticamente en bandeja la victoria a Mugabe, de 84 años, que ha gobernado el país desde su independencia de Gran Bretaña, en 1980.

La Casa Blanca anunció este domingo que está dispuesta a llevar el asunto ante el Consejo de Seguridad de la ONU. "Estados Unidos está preparado para recurrir al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas al principio de la semana para ver qué medidas se pueden tomar. No se puede permitir que Mugabe reprima para siempre al pueblo de Zimbabue", dijo en un comunicado el portavoz de la Casa Blanca, Carlton Carroll, tras el anuncio del retiro de Tsvangirai.

Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon lamentó la renuncia de Tsvangirai. "Las circunstancias que llevaron al retiro del líder de la oposición Morgan Tsvangirai hoy de las elecciones presidenciales representan un desarrollo profundamente penoso que no es una buena señal para el futuro de la democracia en Zimbabue", indicó un comunicado difundido por el vocero de Ban.

"La campaña de violencia e intimidación que ha opacado esta elección ha hecho un enorme perjuicio al pueblo del país y debe terminar inmediatamente", agregó.

El secretario general "lamenta profundamente" los fallidos intentos de la comunidad internacional por garantizar una segunda vuelta electoral justa, y "apoya enérgicamente" un comunicado del presidente de la Comunidad de Desarrollo de África Austral, que pidió una postergación de los comicios, continuó la nota.

El Consejo de Seguridad de la ONU tiene previsto reunirse el lunes para discutir la crisis en Zimbabue.

El gobierno británico estimó que Mugabe no puede convertirse en el líder legítimo tras la retirada de la oposición, mientras que el jefe de la diplomacia de la Unión Europea, Javier Solana, juzgó "comprensible" el abandono, "teniendo en cuenta la inaceptable campaña sistemática de violencia, obstrucción e intimidación de las autoridades".

Para el ministro francés de Relaciones Exteriores, Bernard Kouchner, Mugabe es un "estafador" y un "asesino", y calificó lo ocurrido de "la mayor negación de la democracia que ha conocido África".

Mugabe se ha mostrado desafiante ante las críticas internacionales sobre el desarrollo de la campaña electoral. El viernes, afirmó que "sólo Dios" podía deponerlo del cargo.

El partido de Mugabe, la Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF), juzgó que Tsvangirai decidió retirarse de las presidenciales porque "no le quedaba otra opción" si quería "evitar una derrota humillante".

Tsvangirai se impuso a Mugabe en la primera vuelta de las presidenciales del 29 de marzo, sin lograr empero la mayoría necesaria para evitar el segundo duelo.

La campaña electoral ha estado teñida de sangre por la muerte de unos 70 militantes opositores, según el MDC, y un clima de violencia acuciante.

El partido se ha enfrentado a grandes obstáculos durante la campaña. Tsvangirai ha sido detenido cinco veces, y su número dos, Tendai Biti, se encuentra en prisión por subversión, un cargo pasible de la pena de muerte.

Mugabe ha amenazado con seguir deteniendo a los líderes de la oposición por actos de violencia, mientras que la ONU ha responsabilizado a los simpatizantes del presidente de la inestabilidad en el país.

Contenido patrocinado

Otras noticias