Buscar

La remodelación del teatro El Molino de Barcelona no se podrá iniciar el miércoles por la apertura de una zanja

23/06/2008 - 18:54

Las obras de remodelación del teatro El Molino de Barcelona no podrán empezar el miércoles como estaba previsto por la apertura de una zanja para hacer pasar la fibra óptica, según informaron hoy a Europa Press fuentes de la empresa Ociopuro S.L.

BARCELONA, 23 (EUROPA PRESS)

Los trabajos del teatro acumulan así un nuevo retraso después de haber permanecido cerrado durante diez años. Tienen un presupuesto de 6,5 millones de euros y la empresa espera que finalicen en 2009.

Los operarios taparon la zanja para telecomunicaciones el viernes pero el cemento aún estaba fresco y el pavimento sin colocar, por lo que los servicios técnicos de la remodelación --dirigidos por el ingeniero industrial Àngel Llobet-- decidieron posponer el inicio de las obras.

Llobet y su equipo consideraron que no se podía hacer los micropilotajes para sustentar los andamios encima de una acera que se ha reconstruido recientemente. Hasta el miércoles no se reunirán para decidir cuando empezar los trabajos.

La empresa se puso en contacto con la administración del distrito de Sants-Montjuïc, que aseguró que la apertura de la zanja para la fibra óptima ya estaba programado con anterioridad, según las fuentes de Ociopuro S.L., que lamentaron que "la única perjudicada es la empresa" porque "se retrasan más las obras sin saber la causa".

UN NUEVO RETRASO.

Un cualificado grupo de profesionales forma el equipo técnico que llevará a cabo las obras de remodelación del emblemático edificio de El Molino, que conservará totalmente su fachada y cuyas obras debían haber empezado ya hace unos meses.

En la presentación el 12 de junio de la remodelación del teatro, Llobet atribuyó el retraso a que "el trámite ha sido complicado" ya que el Ayuntamiento de Barcelona "es muy grande y cada técnico quiere opinar".

El responsable de decoración, Fernando Salas, de Salas Studio, desveló entonces como serán algunas partes del nuevo Molino. "Primero de todo, nuestro objetivo ha sido renovarlo pero mantener algunos aspectos del pasado", según dijo.

"No es barroco pero tampoco le sobran elementos como lentejuelas de oro que nos recuerdan a los típicos teatros antiguos", precisó.

El Molino aspira a convertirse en un punto de encuentro de aquellas fiestas populares que no tienen un lugar definido en la ciudad, ofreciéndose también como espacio para hacer presentaciones y lugar de reunión para empresas e instituciones.

También habrá espacio para los "molineros" y "molineras", y se ha previsto ofrecer periódicamente un espectáculo que rememore el más puro estilo del music-hall y la revista, característicos de El Molino.

Otras noticias

Contenido patrocinado