Buscar

El TSJM recuerda que las Fuerzas de Seguridad deben velar por el cumplimiento de las órdenes de alejamiento

1/07/2008 - 14:29

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) respondió hoy a las acusaciones de desidia judicial por el 'caso Gabriela Toledo', la boliviana de 28 años asesinada el pasado sábado por su ex novio, recordando que a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad les corresponde proteger a las víctimas de malos tratos y velar por el cumplimiento efectivo de las órdenes de alejamiento dictadas por los tribunales, especialmente "cuanto tienen constancia de que han sido desobedecidas por el agresor".

MADRID, 1 (EUROPA PRESS)

La llamada de atención del TSJM se produce después de que se haya achacado la muerte de Gaby, como la conocían sus familiares, al descontrol judicial en la ejecución de sentencias penales. En un comunicado, el Tribunal Superior subraya que "no existe desidia judicial alguna", ya que debe tenerse en cuenta que "se ha tramitado la causa en la fase de instrucción, en la fase de enjuiciamiento y en la fase de recurso ante la Audiencia Provincial en los plazos más razonables".

Al supuesto asesino de Gaby, René Andia, de origen boliviano, se le impuso una orden de alejamiento en julio de 2006 después de que la joven denunciara ese mismo mes los malos tratos a los que era sometida. Esta prohibición estaba vigente el día en que René asestó varias puñaladas a Gabriela. Sobre el agresor pesaba también una orden de expulsión del país después de que el juez le sustituyese una pena de seis meses de prisión por esta medida cautelar.

Según el TSJM, la orden de alejamiento de 2006 estaba correctamente remitido al Registro Central para la Protección de las Víctimas de Violencia Doméstica y notificado a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

El Tribunal Superior recalca que el expediente fue remitido el pasado mayo al Juzgado de Ejecutorias penales y subraya que "todos los jueces que intervinieron en el procedimiento tenían el convencimiento de que la víctima estaba protegida".

REPATRIACIÓN

El Consulado ha iniciado ya los trámites administrativos para la repatriación del cuerpo de la víctima, de la que asumirán el coste económico. El Instituto Anatómico Forense terminó ayer de practicar la autopsia a la víctima, por lo que ha puesto el cuerpo a disposición del familia.

Este no es el primer caso en el que una mujer boliviana muere a manos de su pareja en la región este año. El 26 de febrero, Laura Morales, de 22 años, falleció tras ser acuchillada en su casa, en el distrito Centro de Madrid supuestamente por su compañero Néstor Wilfredo.

Asimismo, la Policía continúa investigando el móvil y las circunstancias del homicidio de Norah Felisa R.H., una ciudadana boliviana de 47 años, que murió asfixiada con signos de violencia en el parque de Pradolongo a finales de marzo.

Contenido patrocinado

Otras noticias