Buscar

(Amp.) Condenado a 21 años de prisión el padre del niño muerto de hambre en Ponteareas (Pontevedra) y a 17 años la madre

1/07/2008 - 17:46

No podrán aproximarse en diez años a la hija que sobrevivió y la sentencia los inhabilita para ejercer su patria potestad

No podrán aproximarse en diez años a la hija que sobrevivió y la sentencia los inhabilita para ejercer su patria potestad

PONTEVEDRA, 1 (EUROPA PRESS)

El padre del niño que murió de hambre en Ponteareas (Pontevedra) fue condenado a 21 años de cárcel por un delito de homicidio por la muerte de su hijo pequeño de dos años de edad y otro de homicidio en grado de tentativa debido al estado de desnutrición que presentaba su otra hija. Asimismo, la madre de ambos pequeños fue condenada a 17 años de prisión también por ambos delitos.

La sentencia de la Audiencia Provincial de Pontevedra condena al padre, José Antonio C.G., a 13 años de prisión e inhabilitación absoluta durante el tiempo de condena como responsable de un delito de homicidio de su hijo Aarón, que falleció en septiembre de 2006 por inanición, cuando sólo tenía dos años de edad.

Además, le impone una pena de otros ocho años de prisión como responsable de un delito de homicidio en grado de tentativa respecto a su hija Rebeca, que con tres años tuvo que ser ingresada por un estado grave de desnutrición.

El fallo argumenta esta condena al padre "en atención a que la prueba practicada pone de manifiesto el desprecio del acusado por la vida de su hijo y la extrema repulsa de su conducta, que la hace merecedora de tal reproche penal".

CONDENA A LA MADRE.

En cuanto a la madre, Felisa B.B., a quien un informe médico diagnosticó un retraso mental "leve" que fue considerado como factor atenuante en el juicio, fue condenada como autora responsable de un delito de homicidio a 11 años de prisión, y a seis años por tentativa de homicidio.

El padre de los pequeños ya ingresó en la prisión de A Lama en septiembre de 2006, tras conocerse la muerte de su hijo menor y la grave desnutrición que sufría su hermana, mientras que la madre lo hizo un mes después, tras permanecer ingresada en la unidad psiquiátrica del Hospital Meixoeiro de Vigo.

SIN CONTACTO CON LA HIJA.

La sección cuarta de la Audiencia Provincial de Pontevedra impone además a ambos la prohibición de aproximarse a su hija Rebeca y comunicarse con ella por cualquier medio, por un tiempo de diez años. Además, los inhabilita para ejercer la patria potestad durante el tiempo que le falta a la menor para alcanzar la mayoría de edad, trece años en total.

La familia materna de Rebeca, natural de la localidad navarra de Arguedas, solicitó la custodia de la pequeña, que tiene cinco años recién cumplidos y reside con una hermana de su madre, que ha ratificado que la menor ha conseguido recuperarse.

Ambos condenados deberán indemnizar conjunta y solidariamente a Rebeca con la cantidad de 18.000 euros por la muerte de su hermano y 50.000 euros por los daños físicos, secuelas y daños morales sufridos.

Durante el juicio celebrado en la Audiencia Provincial de Pontevedra el acusado, José Antonio C.G., de 31 años, se negó a declarar, mientras que su compañera, Felisa B.B., de 26 años, respondió a todas las preguntas excepto las directamente relacionadas con el día en que llevó a su hijo pequeño al hospital. El Ministerio Fiscal solicitó 23 años de cárcel para cada uno de ellos.

Contenido patrocinado

Otras noticias