Buscar

DESTACAMOS
Siga el gran partido de LaLiga: Atlético vs Betis

Tapian con ladrillos una de los locales de Triball en Ballesta para criticar la "privatización" del barrio

1/07/2008 - 17:50

El grupo activista 'Rompamos el Silencio' tapió con ladrillos anoche la fachada del local situado a la altura del número 9 de la calle Pueblo, en Madrid, perteneciente al grupo empresarial TriBall, con el objetivo de "señalar a los especuladores" y criticar a quienes "intentan eliminar la vida pública mediante la privatización de los barrios".

MADRID, 1 (EUROPA PRESS)

La acción ha transcurrido con absoluta normalidad y sin incidentes, en tiempo récord. "Estaba preparada para ser realizada con publicidad, de cara al vecindario, puesto que queremos que sepan que es un acto legítimo", indicaron los organizadores.

La empresa TriBall ha procedido en los últimos meses a la compra de numerosos locales en la zona del Triángulo de Ballesta con la intención de modernizar y revitalizar el barrio a través de la instalación de tiendas.

'Rompamos el silencio' criticó que este grupo de empresarios ha "comprado" el barrio mediante estrategias de "mobbing inmobiliario" con la intención de "privatizarlo". "Quieren hacer un barrio para nuevos ricos, en el que sólo quepan locales de vanguardia, galerías de arte y donde el vecindario no tenga opción de opinar cómo quieren que sea su barrio. El mejor ejemplo es que la empresa ha negado espacios a ciudadanos chinos para la instalación de locutorios o tiendas de alimentación porque no los quieren en el barrio", señaló.

Según la organización, TriBall cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de Madrid y desde su llegada la presencia policial se ha intensificado, han instalado cámaras de vigilancia y se ha procedido a peatonalizar algunas calles.

"Queda claro el sesgo elitista, excluyente e incluso xenófobo del proyecto. Por ejemplo, TriBall aclara que no va a alquilar locales para tiendas de alimentación regentadas por ciudadanos chinos o locutorios para la comunidad latinoamericana, ya que ese tipo de negocio no encaja en la filosofía de barrio que pretendemos extender", concluyeron los activistas anticapitalistas.

Otras noticias

Contenido patrocinado