Buscar

Ecologistas presentan alegaciones contra el proyecto de M-61 porque "compromete el suministro de agua en caso de sequía"

2/07/2008 - 14:07

Añaden un informe del CSIC, que asegura que el cierre de la M-50 producirá daños a la fauna del Pardo y Cuenca Alta de Manzanares

MADRID, 2 (EUROPA PRESS)

El Foro por la Movilidad Sostenible de la Comunidad de Madrid y la Coordinadora Salvemos la Sierra aseguraron hoy que la proyectada M-61, que cerrará la M-50 por el norte, compromete el suministro de agua en caso de sequía y "al afectar la zona que el Canal de Isabel II utiliza para captar agua del acuífero subterráneo".

Según explicaron, estas obras en la zona de los pozos del Canal situados en el polígono de Valverde, perjudican el agua embalsada porque, que cuando los embalses de cabecera se secan y no pueden suministrar agua de boca suficiente, "desde estos pozos se inyecta agua del acuífero a las tuberías de conducción de agua a la capital".

Los colectivos, que representan a 40 organizaciones ecologistas, vecinales, consumidores, sindicatos y partidos políticos presentaron hoy alegaciones al proyecto en el registro de la Presidencia del Gobierno regional porque consideran que la M-61 no mejorará la movilidad madrileña, causará un grave impacto sobre el medio ambiente y pon en riesgo especies de la zona.

Aunque reconocen las mejorar habidas con respecto al anterior proyecto, sin embargo, afirmaron que sigue teniendo "numerosas carencias y contradicciones, "lo que desautoriza el proyecto y hace necesaria la adopción de la alternativa 0, es decir, su no realización".

El presidente del Foro por la Movilidad Sostenible, Luis Cuena, señaló hoy en rueda de prensa que una de la razones de fondo de este proyecto es poner en activo desarrollos urbanísticos al este de Las Rozas y en el polígono Valverde, en Madrid.

Asimismo, indicó que el tramo oeste, entre la A-6 y la M-607, de peaje directo, arroja cifras de uso "más que discutibles", mientras que la zona comprendida entre la M-607 y la A-1 "no está exento de peaje, como se dice, por cuanto el sistema elegido va a ser el de peaje en la sombra, que se resuelve con cargo a los presupuestos públicos de la región mientras dure el régimen de concesión de la autovía".

"Hay una grave omisión del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP) que debe pagar el titular de la Concesión que debe liquidar y abonar a la Comunidad de Madrid un mínimo de 21,63 millones de euros, que no aparecen por ningún sitio. Esta omisión es de tal calibre que invalida y echa por tierra todo el estudio de viabilidad", agregó el portavoz ecologista.

Por otro lado, manifestó que no se ha realizado una evaluación ambiental rigurosa que garantice que el proyecto en cuestión no causará efectos perjudiciales para la integridad ecológica de los lugares de la Red Natura 2000.

En cuanto a la contaminación, Cuena dijo que la M-61 contribuirá al aumento de CO2, ya que calcula que el transporte de las zonas de vertido significa que, "en el mejor de los casos, transportando todo en camiones bañera, harán falta 643.000 viajes de ida y vuelta y los excedentes supondrán un grave daño al Parque Regional del Sureste, que es donde se van a depositar".

A pesar de no estar de acuerdo con el proyecto, las agrupaciones en contra del cierre de la M-50 pidieron que, en caso de acometerse, se realice la adquisición de terrenos aledaños a la valla del El Monte del Pardo o el acondicionamiento de tendidos eléctricos en la Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA). Así, propusieron la creación de la Casa de Campo Norte "tal y como recoge el programa electoral del Partido Popular del Ayuntamiento de Madrid", el soterramiento de las líneas eléctricas y ferroviarias y la utilización del tren para los depósitos de tierra de esta zona al Parque Regional del Sureste.

INFORME DEL CSIC

Entre las alegaciones, los ecologistas presentaron un informe desarrollado por expertos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), a propuesta de la Coordinadora Salvemos la Tierra, sobre las afecciones ambientales que se producirán en caso de ser construida la M-61.

Así, el estudio señala que producirá daños sobre la fauna del Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares en la zona de las Rozas entra la línea ferroviaria Villalba-Príncipe Pío y en la Zepa del Pardo; y la situada entre ésta y la M-607, en el tramo contiguo a la valla del Pardo entre Monte Carmelo y Cantoblanco.

"También existirán afecciones por destrucción de hábitat en zonas en las que se ubiquen los parques de maquinaria y en caminos. Se producirá el atropello de animales en los caminos, existirán ruidos de obra y también un gran impacto visual y la existencia de sustancias tóxicas a nivel superficial por la combustión de hidrocarburos", prosigue.

El informe destaca que la construcción de la infraestructura producirá "importantes impactos sobre la biodiversidad". Entre ellos se cita la pérdida de individuos, poblaciones, hábitats de especies faunísticas de gran relevancia, amenazadas y de interés comunitaria; pérdida de hábitats vegetales y agrosistemas tradicionales; pérdida de hábitats de campeo y alimentación de especies faunísticas amenazadas y de interés comunitaria, entre otros.

Entre las especies que habitan en la zona, aparece el topillo de Cabrera, las poblaciones de murciélagos cavernícolas, gatos monteses, águilas imperiales, cernícalo primilla, aguilucho cenizo y el buitre negro.

"El área afectada por la infraestructura es una de las más ricas de la región en especies forestales. Además, los impactos sobre la fauna, en caso aso de que se construya la infraestructura en su forma prevista, son inevitables y no pueden paliarse con ninguna clase de medidas preventivas, protectoras o correctoras. Por ello, la construcción de la autovía dará lugar a un empobrecimiento de la fauna del Parque Regional y de la zona ZEPA y a un deterioro de la calidad de vida de los vecinos de los municipios afectados", indicó el estudio del CSIC.

Por todo ello, recomiendan que la infraestructura sea construida en túnel a su paso por el Parque de la Cuenca Alta del Manzanares y de la Zepa del Monte del Pardo evitando así impactos significativos sobre la biodiversidad, a su paso por Cantoblanco y entre Alcobendas y San Sebastián de los Reyes.

Igualmente, los investigadores aconsejan que el emboquillamiento del túnel en las Rozas se sitúe al oeste de la A-6 y construir salidas de emergencia y la ventilación para garantizar la seguridad de una forma discreta e integrados en el entorno.

Entre las medidas compensatorias, proponen la construcción de un túnela para la línea ferroviaria Villalba-Príncipe Pío; incrementar la superficie en túnel de la línea ferroviaria entre la Universidad Autónoma y Alcobendas y construir en túnel la M-616.

Por último, el informe del CSIC insta a enterrar todas las líneas de alta tensión situadas en el Parque Regional y en la Zepa del Pardo para restablecer las condiciones originales del los hábitat.

Otras noticias

Contenido patrocinado


El flash: toda la última hora