Buscar

Destacamos
Muere Avicii a los 28 años, uno de los DJ más famosos del mundo

El Decreto sobre derechos lingüísticos de consumidores "sólo afectará a grandes comercios del sector servicios"

2/07/2008 - 14:19

Los establecimientos tendrán un plazo de cuatro años para ofrecer información escrita, oral y atención personal en euskara y castellano

SAN SEBASTIAN, 2 (EUROPA PRESS)

El viceconsejero de Política Lingüística del Gobierno vasco, Patxi Baztarrika, afirmó hoy que el Decreto sobre derechos lingüísticos de los consumidores, aprobado ayer, "sólo afectará a grandes comercios del sector servicios". En un máximo de cuatro años deberá ser cumplido por las empresas con más de 250 trabajadores y un volumen de negocio anual superior a 50 millones de euros, las que tengan una superficie superior a 400 metros cuadrados y los establecimientos con más de 15 personas que presten atención al público.

En una rueda de prensa en San Sebastián, Baztarrika detalló los pormenores del citado Decreto acompañado del viceconsejero de Comercio, Consumo y Seguridad industrial, Rodrigo García Azurmendi, quien reiteró que esta medida afectará "sólo a los grandes establecimientos y empresas de servicios afincadas en Euskadi".

En este sentido, antes de 2012, las empresas que presten servicios universales o de interés general como son las de telefonía, compañías ferroviarias, de transporte aéreo y transporte público, las de suministro de gas y energía, las entidades financieras y de crédito o las promotoras de obras de edificación y viviendas en la CAV deberán acatar las obligaciones lingüísticas recogidas en el decreto aprobado ayer en el Gobierno Vasco.

Según detalló García Azurmendi, la señalización, la información en rótulos y carteles, los impresos y catálogos, contratos y condiciones generales, comunicaciones e informaciones generales, así como facturas, presupuestos, resguardos y documentos "deberán ser redactados en euskara y castellano".

En cuanto a las obligaciones a nivel oral, la megafonía deberá contar con mensajes en euskara y castellano, y las personas destinadas a atender al público, bien sea en personas o por medio electrónico o telefónico, deberán ser bilingües.

ANCIONES

Aunque Baztarrika no detalló el importe exacto de las sanciones, en el caso de que se produjeran, el incumplimiento de estas obligaciones "constituye infracción de consumo y, por tanto, es sancionable". No obstante, apuntó que se fomentará el cumplimiento de medidas sin tener que llegar a sancionar a ningún establecimiento.

En este sentido, reiteró que este decreto "no viene a establecer un seguimiento lingüístico a nadie, sino sola y exclusivamente a respetar los derechos lingüísticos que asisten a los ciudadanos en su condición de personas consumidoras y usuarias a cumplir con la ley".

El viceconsejero apuntó que el Decreto está elaborado "en términos de progresividad, sin pretender alcanzar todos los objetivos de la noche a la mañana, sino paulatinamente, paso a paso". Para lograr este objetivo "paulatinamente", las empresas a las que afecta el decreto tendrán "hasta cuatro años para adaptarse a la normativa".

De esta manera, el periodo de dos y cuatro años es directamente proporcional a dos factores; el tamaño o volumen de las empresas afectadas por el decreto y la dificultad de la medida u obligación lingüística a cumplir.

"Tendrán menor plazo de adaptación las empresas grandes con menor dificultad lingüística, y hasta cuatro años las de menor volumen con mayor dificultad lingüística", explicó. De esta manera, se otorgaría un plazo de dos años para completar rotulación, carteles y folletos, mientras que la atención oral contaría con u plazo de tres o cuatro años.

SELLO DE COMPROMISO

Los establecimientos que se adapten al decreto y lo cumplan obtendrán un Sello de Compromiso Lingüístico como indicativo de su compromiso y del cumplimiento de sus obligaciones, que podrán utilizarlo en lo relativo a su publicidad.

El pequeño comercio y las microempresas quedan exentas de la obligación de cumplimiento de las obligaciones establecidas en el decreto, aunque voluntariamente podrán participar en la iniciativa y adquirir el Sello de Compromiso Lingüístico.

El Gobierno vasco destinará un total de 600.000 euros anuales a este proyecto con el objetivo de "facilitar la labor de euskaldunizar los comercios" y ofrecer a los consumidores "la posibilidad de utilizar cualquiera de las dos lenguas oficiales del País Vasco".

Otras noticias

Contenido patrocinado