Buscar

Greenpeace señala cinco "puntos negros" en la costa cántabra y reclama la ejecución de las sentencias de derribo

2/07/2008 - 14:22

El informe 'Destrucción a Toda Costa' dice que Cantabria, Asturias y País Vasco están replicando el "modelo devastador" del Mediterráneo

SANTANDER, 2 (EUROPA PRESS)

La organización ecologista Greenpeace ha incluido cinco lugares de la costa cántabra en el listado de "puntos negros" del litoral español de su informe 'Destrucción a Toda Costa 2008'. En ese informe se alerta de que Cantabria, Asturias y País Vasco están replicando el "modelo devastador" del Mediterráneo y se reclama al Ejecutivo cántabro la ejecución de las sentencias de derribo que pesan sobre las viviendas ilegales construidas en la costa.

Greenpeace, que ha dado hoy a conocer ese informe, explicó en un comunicado que algunos municipios del litoral cántabro han "emulado" a los de la Costa del Sol y "han urbanizado fuertemente su territorio, invadiendo la franja costera y espacios protegidos".

Según la asociación, en 284 kilómetros de costa, Cantabria "acumula" casi un millar de viviendas con sentencias de derribo por "ilegalidades medioambientales".

El informe 'Destrucción a Toda Costa' repasa la situación del litoral español y analiza los cien casos que revisten mayor gravedad en relación con el número de kilómetros de costa de cada una de las comunidades y ciudades autónomas.

En el caso de Cantabria, señala que su litoral presenta un estado de conservación "desigual", con tramos "privilegiados" por su estado que se alternan con otros donde predominan rasgos "más propios de latitudes mediterráneas".

Advierte por ejemplo de la existencia de zonas costeras "fuertemente urbanizadas, agresiones a espacios protegidos en el litoral, aberrantes actuaciones en la costa emprendidas por el Ministerio de Medio Ambiente y puertos deportivos con una capacidad que nunca es suficiente y que no cesan de crecer".

PUNTOS NEGROS.

Tras el análisis, la asociación señala cinco puntos negros en la región: el nuevo puerto pesquero-deportivo de Laredo; la Bahía de Santander, por la contaminación industrial y urbana severa; la Ría de San Martín de la Arena, en Suances, por contaminación industrial severa; la depuradora de Vuelta Ostrera, también en Suances, porque está construida sobre la marisma; y la urbanización de La Argoya, dentro del Parque Natural de Oyambre, en San Vicente de la Barquera.

En el caso de las viviendas de La Argolla, la asociación recuerda que están paralizadas tras la apertura de un expediente sancionador de la Dirección General de Biodiversidad, pero dice que "no se ha sabido más del proceso de infracción".

En cuanto al nuevo puerto pesquero-deportivo de Laredo, asegura que provocará una "profunda" modificación en el entorno de la playa de la Salvé y una "pérdida importante de su naturalidad"; y sobre la depuradora de Vuelta Ostrera, en Suances, recuerda que está construida sobre la marisma de La Junquera y con una sentencia de demolición que no se ha ejecutado.

Según el informe de Greenpeace, el tramo del litoral de Cantabria más afectado por la contaminación, especialmente la industrial, se sitúa en la zona central de la región. Se trata del estuario de Suances y de la bahía de Santander, a donde llegan la mayor parte de los vertidos a las rías.

A su juicio, los puntos de vertidos más preocupantes de Cantabria son la planta de pasta de celulosa de Sniace en Torrelavega y la planta de la industria del cloro de Solvay, también en esta localidad. También destaca los vertidos actuales e históricos del sector metalúrgico y de la minería como causantes de la degradación ambiental de estas áreas.

Greenpeace señala además que más del 85% de la población de Cantabria vive en la franja costera, lo que se ha traducido, entre otras alteraciones, en rellenos y desecaciones de zonas intermareales, vertidos directos industriales y urbanos a las rías y bahías y sobreexplotación de sus recursos pesqueros y marisqueros.

Asegura que aproximadamente el 50 por ciento de los estuarios han sido rellenados, ganándose suelo al mar para usos agropecuarios, urbanísticos, industriales y para infraestructuras del transporte.

Otras noticias

Contenido patrocinado