Buscar

Almería.- Tribunales.- Condenado a 15 años de cárcel un joven que maltrató, violó y amenazó de muerte a su novia encinta

2/07/2008 - 17:06

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Almería condenó a 15 años y siete meses de prisión a un joven identificado como F.J.M.M., de 20 años de edad y vecino de la capital almeriense, que maltrató, violó, insultó y amenazó de muerte a su novia, P.C.F., incluso durante los nueve meses durante los que estuvo embarazada del hijo de ambos.

ALMERÍA, 2 (EUROPA PRESS)

En la sentencia, a la que tuvo acceso Europa Press, la juez consideró como hechos probados que el procesado y la víctima mantuvieron durante unos 19 meses una relación sentimental que concluyó a finales de enero de 2007 y durante la cual convivieron juntos varios meses y tuvieron un hijo en septiembre de 2006, un mes antes de que el acusado tuviera también una hija fruto de otra relación.

Durante este periodo, según recoge el fallo, el joven golpeaba de manera frecuente a su novia, a la que también insultaba, propinaba palizas, patadas, puñetazos, daba mordiscos y causaba quemaduras con cigarrillos, así como cortes en la cara con un cuchillo, al tiempo que la amenazaba con "cortarle las manos y las piernas" o darle "donde más le dolía" --tocándole la barriga-- si lo abandonaba.

La juez consideró acreditadas hasta cinco agresiones distintas entre agosto de 2006 y enero de 2007, motivadas porque "no le gustó" que la joven quedara con su hermana para celebrar su cumpleaños, porque se la encontró dormida al llegar a casa cuando él "le ordenó" que esperara despierta o porque se cortó el pelo y no le convenció el nuevo peinado, tras lo que se lo arrancó sirviéndose de los dientes y de un cuchillo.

El penado, además, obligaba a la denunciante a mantener relaciones sexuales contra su voluntad a las que ella consentía porque vivía "atemorizada", motivo que le llevó también a no formular denuncia contra su pareja hasta que, en enero de 2007, fue convencida por la psicóloga que asistía la libertad vigilada de F.J.M.M. por una condena impuesta por el Juzgado de Menores de Almería por malos tratos contra otra ex pareja, que también le denunció por violación.

Este maltrato produjo alteraciones del estado de ánimo en la víctima, que presentaba un cuadro de ansiedad, baja autoestima, tristeza y miedo, del que sanó con asistencia facultativa durante un mes y le dejó secuelas de trastorno neurótico de carácter leve.

En el apartado de los fundamentos de derecho, la juez señala que los hechos quedaron acreditados por las declaraciones "persistentes" y sin contradicciones de P.C.F. en cuanto a las "sucesivas y constantes agresiones físicas y psíquicas" que soportó durante su convivencia con el imputado, así como las testificales de los policías que coincidieron en "el enorme miedo" que tenía la joven cuando formuló la denuncia en Comisaría, el informe forense y el parte médico emitido cuando presentó la denuncia. Asimismo consideró que la víctima accedía a mantener con el procesado, aún sin quererlo, unas relaciones sexuales que "no se pueden desligar del contexto en el que se realizaban".

Sin embargo, desestimó el delito de detención ilegal que se le imputaba por retener a la joven contra su voluntad en casa al entender que el relato del Ministerio Fiscal y la acusación no concretaron esta privación de libertad ni la duración del presunto encierro, unos hechos que encuadró en el propio delito de violencia habitual en el ámbito familiar.

Por todos estos hechos, la juez consideró al acusado autor de un delito de violencia habitual en el ámbito familiar; dos delitos de lesiones en el ámbito familiar ; tres delitos de maltrato; dos delitos de amenazas en el ámbito familiar; y un delito continuado de agresión sexual en la modalidad de violación con la agravante de parentesco y la atenuante de reparación del daño --por pagar la indemnización de 3.000 euros reclamada por la acusación particular--, por lo que le impuso un total de 15 años y siete meses de prisión, la prohibición de acercarse a P.C.F. y a su hijo durante 24 años y el pago de 3.000 euros a la víctima por las secuelas y lesiones ocasionadas.

En sus conclusiones definitivas, el Ministerio Fiscal y la acusación particular elevaron de 17 años y ocho meses a 23 años y siete meses su petición de prisión para F.J.M.M., mientras que la defensa pidió la libre absolución de todos los cargos salvo de un delito de lesiones por "la única agresión" que su representado reconoció, la producida el 23 de enero de 2007, por el que solicitó una pena de trabajos en beneficio de la comunidad.

Otras noticias

Contenido patrocinado