Buscar

Los jóvenes enfermos renales que participan en un programa vacacional en Extremadura realizan una excursión por Mérida

4/07/2008 - 14:48

Los 36 jóvenes enfermos renales de entre 8 y 16 años, que desde el pasado día 1 y hasta el 9 de julio disfrutan de unos días de ocio e independencia en la Hospedería del Valle del Ambroz en Hervás (Cáceres), recorren hoy la capital extremeña, como parte de las actividades que desarrollan en el marco del proyecto 'Crece: vacaciones socio-educativas para jóvenes con insuficiencia renal'.

MÉRIDA, 4 (EUROPA PRESS)

Tras visitar algunos de los monumentos que componen el patrimonio histórico de Mérida, el grupo de chicos fue recibido hoy en el edificio presidencial por la consejera de Sanidad y Dependencia, María Jesús Mejuto, quien les dio la bienvenida a la región y les deseó una feliz estancia en nombre de la Junta de Extremadura.

Los jóvenes que se benefician de este programa, iniciativa de la Federación de Asociaciones para la Lucha Contra las Enfermedades del Riñón (Alcer) y responsabilidad en Extremadura de Alcer-Cáceres, proceden de Santiago de Compostela y Vigo (Galicia), Vitoria y Bilbao (País Vasco), Barcelona, Tarragona y Gerona (Cataluña), Valencia, Alicante, Madrid, Toledo, Andorra, Palma de Mallorca y Cáceres.

Durante el encuentro con los chavales, la consejera recordó a los participantes que sus vacaciones están diseñadas para que ganen autonomía, al pasar unos días fuera de casa y separados de la "sobreprotección familiar", y, al mismo tiempo, compartan experiencias con otros chicos que padecen la misma afección.

"MÁS QUE UN FILTRO".

En este acto estuvo presente además el presidente de la Sociedad Española de Nefrología, Ángel Luis Martín de Francisco, quien durante la jornada de hoy resolverá las dudas de estos jóvenes respecto a la enfermedad que padecen, con la intención de crear conciencia sobre la importancia del autocuidado.

En declaraciones previas al encuentro con la consejera, Martín de Francisco detalló para los medios las funciones que cumplen los riñones, de los que dijo "son mucho más que un filtro de sustancias tóxicas".

Tener insuficiencia renal implica una disminución de la capacidad de filtración de hasta un 50 por ciento. Una persona que no padece de esta afección filtra a diario un total de 180 litros de sangre, los enfermos renales, en cambio, sólo llegan a 90 litros.

No obstante, además de limpiar la sangre, los riñones cumplen una serie de funciones endocrinas. Secretan la eritropoyetina, hormona que estimula la producción de glóbulos rojos, son responsables de formar la vitamina D activa, de la que depende la calcificación de los huesos y el crecimiento, y de la producción de renina, que regula la presión arterial.

Por todo lo anterior, comentó, los jóvenes que padecen deficiencia renal tienen problemas de anemia, no crecen y tienen hipertensión. Cabe recordar que de los 36 jóvenes seleccionados para el programa 31 están transplantados de riñón, algunos en más de una ocasión, otros cuatro reciben tratamiento de hemodiálisis y otro está en situación de enfermedad renal crónica avanzada, estadio IV.

Contenido patrocinado

Otras noticias