Buscar

"Toda Francia está feliz" señaló el presidente Sarkozy a Betancourt

AFP
4/07/2008 - 15:54

La ex rehén de la guerrilla colombiana de las FARC, Ingrid Betancourt, expresó este viernes a su llegada a Francia su emoción al "respirar el aire" de su segunda patria, tras ser recibida por el presidente Nicolas Sarkozy, apenas dos días después de su liberación.

"Desde hace siete años que sueño con este momento. Es un instante muy, pero muy emocionante para mí: respirar el aire de Francia, estar con ustedes", explicó la ex rehén mientras agarraba la mano del presidente francés.

"Toda Francia está feliz", había declarado previamente Sarkozy al recibir a la ex rehén franco-colombiana a pie del avión presidencial francés, fletado expresamente, con el ministro de Relaciones Exteriroes, Bernard Kouchner, a bordo, para transportarla a ella y a su familia desde Bogotá.

Ingrid Betancourt afirmó que su liberación fue producto de una "estrategia" común de Colombia con Francia, una operación militar "extraordinaria", insistió, pero también el resultado de años de movilización de los comités de apoyo, de ciudadanos franceses anónimos y de personalidades de todo tipo.

"Esta operación perfecta del ejército colombiano (...) es también el producto de su lucha", declaró, dirigiéndose a los franceses. "Ustedes me salvaron la vida", agregó.

"Lloré mucho durante siete años, de dolor y de indignación. Hoy lloro de alegría", terminó diciendo, con la voz quebrada y bajo los aplausos.

Ingrid Betancourt fue la primera que salió sola del avión presidencial que la trajo de Bogotá, en un día particularmente soleado, vestida con un traje azul marino.

El aparato aterrizó hacia las 16HOO (14H00 GMT) en el aeropuerto militar parisino de Villacoublay y el presidente Sarkozy y su esposa Carla Bruni caminaron por la pista hasta la escalerilla para recibir y abrazar a la ex rehén.

Después de un breve intercambio en medio de sonrisas, al que habría de unirse después la familia de Ingrid Betancourt que también estaba en el avión, así como el ministro Bernard Kouchner, el presidente francés le dio oficialmente la bienvenida.

"Toda Francia está impresionada por la manera como usted vuelve, con esa sonrisa, con esa fuerza, toda Francia admira su dignidad", agregó el mandatario francés a la ex rehén franco-colombiana.

Sarkozy tuvo frases especiales de reconocimiento para el combate librado por la familia Betancourt: sus hijos Mélanie y Lorenzo, su hermana Astrid, su madre Yolanda Pulecio, así como por el padre de su hijos, Fabrice Delloye.

"Usted tiene una familia formidable, porque cuando usted no estaba aquí, lucharon, creyeron, no renunciaron y están orgullosos de usted, y usted puede estar orgullosa de ellos" manifestó el presidente francés.

"El hecho que usted haya escuchado lo que hacían sus comités de solidaridad (...) da aliento a Francia y a todos los que se movilizan por causas tan justas como la suya. Es útil luchar", agregó Sarkozy.

La ex senadora fue rescatada el miércoles junto con tres estadounidenses y once miembros de las fuerzas de seguridad colombianas.

La operación fue ejecutada por un grupo de militares colombianos que se infiltró en la cúpula de las FARC, convenciéndola de la necesidad de trasladar a los cautivos en un helicóptero, según el gobierno.

Una radio suiza, la Radio Suiza Romanche (RSR), aseguró este viernes citando "fuentes fiables" y "cercanas al caso" que los dirigentes de las FARC habrían recibido unos millones de dólares para liberar a la franco-colombiana y al resto de rehenes.

"En realidad los 15 rehenes fueron comprados a precio considerable, tras lo cual fue puesta en escena toda la operación", afirmó la radio pública.

El gobierno colombiano no pagó "un solo centavo" por la operación, replicó desde Bogotá el comandante de las fuerzas militares colombianas, el general Freddy Padilla.

Celebrando la liberación de Betancourt y de los otros 14 rehenes, el líder cubano Fidel Castro tildó, por su parte, el secuestro de "injustificable".

"Nunca debieron ser secuestrados los civiles, ni mantenidos como prisioneros los militares en las condiciones de la selva. Eran hechos objetivamente crueles. Ningún propósito revolucionario lo podía justificar", dijo en un comentario en el sitio digital oficial Cubadebate.

Contenido patrocinado

Otras noticias