Buscar

Imbroda tacha al PSOE de "hipócrita" por pedir la dimisión del delegado por el caso del polizón en el avión a Málaga

12/01/2017 - 20:23

Al señalar que el partido de la oposición se "rasga las vestiduras" por un "caso excepcional" mientras en 2016 hubo 7.200 casos en el puerto

MELILLA, 12 (EUROPA PRESS)

El presidente de Melilla, Juan José Imbroda (PP), ha tachado de "hipócrita" a la oposición por pedir el cese del delegado del Gobierno en Melilla, Abdelmalik El Barkani, por el fallo de seguridad en el aeropuerto de Melilla después de un joven inmigrante lograr sortear todos los controles de seguridad, vallas, cámaras y los retenes de la Guardia Civil y seguridad privada, hasta introducirse en la bodega de avión con destino Málaga cuando en el puerto se han producido cientos de casos de este tipo.

A través de una rueda de prensa, el número uno de los populares de Melilla, ha calificado la actitud del PSOE de "hipócrita" ante el caso acontecido con el marroquí que se ocultó en la bodega de un avión, señalando que "mientras estos partidos se rasgan las vestiduras por un suceso que es excepcional, no muestran preocupación alguna por el hecho de que el año pasado entraran en el Puerto 7.200 inmigrantes con la única intención de salir de Melilla como polizones".

Asimismo, Juan José Imbroda ha recordado que "en el año 2012 fueron 3.078 inmigrantes los que intentaron acceder de forma ilegal", por lo que ha interrogado a la oposición "si hay más riesgo en el Aeropuerto que en el Puerto".

El presidente considera legítimo que, "partidos como el PSOE de Melilla, pidan la comparecencia del ministro de Interior en el Congreso" para explicar este suceso, pero al mismo tiempo, ha reclamado la dimisión de los líderes de la oposición ante su hipocresía y su actitud por el caso del Aeropuerto, "cuando son ellos los que abogan por desmantelar la valla, o como es el caso de Coalición por Melilla (CpM), quienes denunciaron a la Guardia Civil por su labor de regular la inmigración ilegal en la frontera de Melilla", ha recordado.

Juan José Imbroda ha recalcado que "el caso del marroquí que hace unos días fue descubierto en la bodega de un avión, es excepcional. En todo caso apostamos por prestar más atención y por aproximarnos a una seguridad más efectiva". "Según información disponible, el magrebí logró superar dos de los tres filtros con los que cuenta la seguridad del Aeropuerto". "Ha sido la revisión integral que se hace de los aviones antes de que despeguen, la que ha permitido localizar al joven, que previamente había superado la valla y sorteado el sistema de videovigilancia", ha explicado.

Ha recordado también que "las instalaciones aeroportuarias están controladas por una red de cincuenta cámaras, y que tres de ellas estaban siendo reparadas cuando el joven entró en la pista. El sistema había superado hace muy poco y con buena nota dos revisiones de Aena".

Ha aprovechado para pedir al ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, más agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, con el objetivo de resolver el problema que tiene Melilla en la valla y los pasos fronterizos, por lo que pasan a diario unas 25.000 personas y miles de vehículos.

Juan José Imbroda ha puntualizado en el hecho de que "Melilla no sea, por su situación geográfica, ni como Cuenca ni como Badajoz", y ha insistido en la necesidad de abordar esas exigencias "con más intensidad".

El presidente ha asegurado que "la ciudad tendrá en el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, la mayor receptividad, además de su previsión de visitar Melilla más pronto que tarde".

A juicio de Juan José Imbroda, "es necesario abrir una reflexión sobre el funcionamiento de la frontera y el comercio atípico, porque la situación actual es preocupante". Convencido de que "Melilla es más que un sector concreto", ha reconocido que "no tiene tomada una decisión al respecto".

En este punto, y a raíz del debate abierto por el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Ceuta sobre la entrada de marroquíes sin visado, Imbroda ha apostado por "estudiar otras fórmulas que no coarten la libertad de paso".

Ha dejado claro que "la seguridad está por encima de todo" y ha subrayado que "a Melilla le interesa un turismo marroquí que ahora no puede entrar en la ciudad y mantener relaciones con zonas que están en desarrollo como Saidía o el Atalayón".

Otras noticias

Contenido patrocinado