Buscar

Le Clezio recordó a Juan Rulfo y Panamá en su discurso del Nobel

AFP
8/12/2008 - 14:25

El escritor francés Jean-Marie Gustave Le Clezio rindió homenaje al escritor mexicano Juan Rulfo y recordó las selvas tropicales de Panamá, donde vivió largos períodos hace 30 años, en el discurso de recepción del Nobel de Literatura que pronunció el sábado en Estocolmo.

Le Clezio dijo que fue gracias a una prodigiosa contadora de cuentos, Elvira, en la hostil selva de los amerindios, como comprendió que "la literatura podía existir, pese a todo el desgaste de las convenciones y de los compromisos, pese a la incapacidad de cambiar el mundo en la que se encontraban los escritores".

El escritor francés, de 68 años, dedicó su Nobel a esa desconocida, antes de rendir homenaje a autores literarios del mundo entero, como el mexicano Juan Rulfo, el nigeriano Chinua Achebe, el mauritano Malcom de Chazal o el poeta británico Wilfrid Owen.

"En la actualidad, después de la descolonización, la literatura es uno de los medios para que hombres y mujeres de nuestro tiempo expresen su identidad y reivindiquen su derecho a la palabra y a ser escuchados en su diversidad", estimó el novelista.

"La cultura a escala mundial es asunto de todos", dijo, añadiendo que el libro, pese a sus elevados precios en los países pobres, sigue siendo el mejor vector para acceder a la cultura, comparado con internet o el cine.

"El libro es, en todo su arcaísmo, la herramienta ideal. Es práctico, fácil de manejar, económico", afirmó el Nobel de 2008.

En su discurso titulado 'En la selva de las paradojas', pronunciado en francés en la sala de recepciones de la Academia Sueca, Le Clezio alternó los recuerdos personales sobre su descubrimiento de la lectura tras la Segunda Guerra Mundial y los interrogantes sobre la creación literaria.

La "selva de las paradojas", título que tomó prestado del escritor sueco Stig Dagerman, se refiere a la vez a la oposición entre una literatura que quiere ser para todos y que sigue estando reservada a una minoría, y a la del escritor, un ser solitario que quiere hablar para la humanidad.

"Lo que le gustaría al escritor por encima de todo es actuar. Actuar en lugar de testimoniar. Escribir, imaginar, soñar, para que sus palabras, sus invenciones y sus sueños intervengan en la realidad, cambien las mentalidades y los corazones, abran un mundo mejor".

Pero el escritor sabe que "las palabras son palabras que el viento de la sociedad se lleva, que los sueños sólo son quimeras".

No obstante Le Clezio rechaza una visión pesimista. La literatura, dice, "es una vía compleja, difícil, pero creo que es aún más necesaria hoy en día que en tiempos de Byron o de Victor Hugo".


Otras noticias

Contenido patrocinado