Buscar

Santander.-Familiares de las víctimas del Cabildo responsabilizan a las administraciones del "total abandono" del barrio

8/12/2008 - 20:01
Cotizaciones relacionadas
SANTANDER 4,65 +0,11%

La hija de la mujer fallecida llama a los vecinos a hacer "toda la fuerza posible" para recuperar el barrio y espera "un juicio justo"

SANTANDER (SAN.MC) 8 (EUROPA PRESS)

Lucía Gómez Colmenero, hija y hermana de dos de los fallecidos hace un año por el derrumbe de un edificio en el barrio del Cabildo de Arriba, responsabilizó hoy a las Administraciones del "total abandono" de esta zona de Santander durante estos años.

En la primera declaración pública que realiza la familia de las víctimas --en la que no admitieron preguntas de los medios de comunicación--, Gómez Colmenero pidió que "se hagan realidad" los planes de recuperación del barrio diseñados por la Comisión Mixta, órgano creado tras el derrumbe y que ven "con buenos ojos".

"Realmente ahora todo son planes, proyectos y buenas palabras, esperamos que todo esto se haga realidad y podamos recuperar el barrio, echado a perder por un total abandono de las administraciones", aseveró.

La hija de Gumersinda Colmenero, de 73 años de edad, y hermana de Jesús Gómez Colmenero, fallecidos ambos en el derrumbe junto a Teodoro Raúl Monzón, mostraron su "confianza" en la justicia. "Llevamos un año de investigaciones judiciales y seguiremos esperando un juicio justo", aseguró.

Lucía Gómez compareció acompañada de su marido, José Carlos Hevia, yerno y cuñado de los fallecidos, así como del vicepresidente de la asociación de vecinos del Cabildo de Arriba, Carlos Calzón, y de su portavoz, Yolanda Fernández, que fue quien informó de que no harían declaraciones y se remitió a una próxima asamblea para informar a los vecinos de los trabajos desarrollados durante este año y de las medidas que se adoptarán en el futuro.

La hija de Gumersinda Colmenero negó que los fallecidos se encontraran en el momento de los hechos viendo el fútbol en su casa, precintada por obras en el edificio contiguo, como se publicó en su día.

Frente a esto, señaló que las víctimas estaban recogiendo sus pertenencias para irse al lugar donde les realojó la constructora, pero aseveró que "nunca hubo un desalojo, porque el Ayuntamiento en ningún momento estuvo informado, lo cual conlleva que el edificio no estaba precintado", y preguntó los motivos por los que quienes decidieron el realojo "no notificaron este hecho al Ayuntamiento".

ANIVERSARIO

El 8 de diciembre de 2007, a las 18.10 horas, se desplomó el número 14 de la Cuesta del Hospital. El cuerpo de Gumersinda Colmenero, de 73 años, se recuperó ese mismo sábado por la tarde, mientras que al día siguiente se encontraron entre los escombros los cuerpos de su hijo Jesús Manuel Gómez, de 52 años; y de Teodoro Raúl Monzón Flores, ciudadano argentino, de 76 años, que residía con ellos en la misma vivienda, ubicada en la buhardilla del edificio.

La hija de Gumersinda Colmenero mostró su agradecimiento a todas las personas que colaboraron ese día en las labores de desescombro, así como a los bares del barrio, los familiares y amigos que les acogieron y a la Asociación de Vecinos "por su encomiable labor de ayuda, porque siempre están ahí, cuidando del barrio".

Lucía Gómez hizo un llamamiento a los vecinos para que, "todos unidos con la asociación de vecinos, hagamos toda la fuerza posible para poder volver a tener el barrio que nos merecemos".

Para conmemorar el primer aniversario del siniestro, que se produce hoy, se ha celebrado una misa en la la parroquia de Nuestra Señora de Consolación en memoria de los tres fallecidos, además de una ofrenda floral en lugar de los hechos.

En un primer momento, el alcalde de Santander, Íñigo de la Serna, apuntó a las obras en el inmueble número 12 de la misma calle, que fueron más allá de lo permitido en la autorización municipal. El edificio número 12 disponía de licencia para obra menor, para arreglar la fachada y la cubierta, pero hubo una denuncia de un vecino por las obras, que fue atendida con una visita de los técnicos municipales.

Los vecinos del número 14 habían alcanzado un acuerdo con la constructora que trabajaba en el 12 para realojarles durante las obras, pero la mujer fallecida y las dos personas que se busca bajo los escombros estaban en el inmueble.

Tras el siniestro, se aprobó la creación de una Comisión Mista, que se constituyó el 26 de diciembre, y entre cuyas funciones se encontraban la elaboración y estudio de propuestas de actuación para la rehabilitación del área del Cabildo de Arriba y la coordinación entre administraciones públicas y entidades privadas para las zonas.

Los trabajos previos a la urbanización del Cabildo de Arriba, definida dentro de la citada comisión mixta, comenzarán la próxima semana, mientras que las obras, con un presupuesto de 2.270.946 euros y un plazo de ejecución de seis meses y medio, se iniciarán el 7 de enero.

Las obras de urbanización, adjudicadas a la UTE Copsesa-Excavaciones Sainz y que serán financiadas al 50 por ciento entre el Gobierno de Cantabria y el Ayuntamiento de Santander, comprenden la remodelación integral del viario y los servicios.

Así, habrá nueva pavimentación con materiales nobles y se semipeatonalizarán varias calles interiores --todas salvo Ruamayor y su continuación para la calle Alta, que serán para circulación de vehículos--.

También se creará una plaza en el corazón del Cabildo, que se espera que se constituya en foco de atracción. Estará abierta en la parte norte, con accesos a la Cuesta del Hospital, Garmendia y calle Limón, y tendrá dos alturas, unidas con escaleras y ascensor. Dispondrá de una parte comercial con tiendas, cafés, restaurantes, etcétera.

Además, recientemente se firmó con el Ministerio de Vivienda la declaración de Área de Rehabilitación de Centro Urbano (ARCU), de forma que las ayudas para rehabilitación serán del 50 por ciento, y la cuantía máxima alcanzará los 6.000 euros por vivienda.


Otras noticias

Contenido patrocinado