Buscar

Siete años de cárcel por violar a una menor antes de llevarla a un club de alterne

14/06/2018 - 16:45
  • La menor aceptó introducirse en un club al que denunciarían
  • La joven sufre un cuadro ansioso-depresivo
La joven fue violada antes de llegar al club de alterne. Foto: EFE

La Sección Tercera de la Audiencia de Huelva ha condenado a siete años de prisión a A.C.G. por un delito de agresión sexual tras considerar probado que violó en abril de 2016 a una adolescente de 17 años, natural de La Palma del Condado (Huelva), en un bar de carretera durante el trayecto hasta un club de alterne de la provincia de Orense, en compañía de otros dos jóvenes, donde quería introducirla para que ésta denunciara al dueño una vez allí y la Policía lo cerrara, al ser menor.

Según reza en la sentencia, A.C.G es autor de un delito de agresión sexual y acuerda a su vez que no podrá ser obtner el tercer grado penitenciario hasta el cumplimiento de la mitad de la pena impuesta.

Además, le prohíbe aproximarse a la víctima, a su domicilio, lugar de trabajo o lugar donde se encuentre a menos de 200 metros ni comunicarse con ella por cualquier medio, Durante un periodo de diez años; y a pagar, en concepto de responsabilidad civil, 50.000 euros, más los correspondientes intereses.

Por otra parte, absuelve a A.C.G. y a los otros dos acusados, que responden a las iniciales M.P.V. y J.P.P., de los delitos de trata de seres humanos y favorecimiento de la prostitución.

El tribunal considera probado que en abril de 2016 A.C.G., encargó a los otros dos acusados que contactaran con una menor de edad con la finalidad de introducirla en un club de alterne de la localidad El Barco de Valdeorras (Ourense), para después denunciar al citado establecimiento por tener menores trabajando. Por este hecho, se les abonarían 5.000 euros.

Así, M.P.V. y J.P.P contactaron con la joven, a la que propusieron el plan y aceptó. Los dos viajaron hasta Huelva desde Alcalá de Henares para recogerla.

Del mismo modo, señala la sentencia que al día siguiente A.C.G. recogió a los dos acusados y a la chica para dirigirse todos ellos hacia Galicia. En el trayecto realizaron una parada en un restaurante de carretera de la localidad de San Esteban del Molar (Zamora). Allí, la chica fue al servicio hasta donde la siguieron A.C.G. y M.P.V., este último requerido por la chica para ayudarla a subir la cremallera del mono que vestía. Fue en los servicios del establecimiento donde A.C.G. violó a la joven.

Considera probada la violación

El condenado cerró la puerta, rompió el mono de la joven la inmovilizó por el cuello y brazos, la tapó la boca y penetró por la fuerza. Tras eyacular arrojó 300 euros al lavabo del baño diciendo "eso era lo que ella valía".

Tras este episodio pararon en un centro comercial de Ponferrada (León) para sustituir la ropa rota de la joven antes de llegar a El Barco de Valdeorras para continuar con el plan.

Al llegar al club, la joven dijo que acababa de pelearse con su novio, que le había quitado la documentación y el teléfono. Allí, una chica de nacionalidad polaca que trabajaba en club le ofreció una habitación donde pasó la noche, aconsejándole que volviera a casa, comprándole incluso al día siguiente un teléfono.

El 16 de abril M.P.V la recogió y volvieron en autobús a Madrid junto con J.P.P.

Como consecuencia de la agresión sexual referida, la joven sufrió un cuadro ansioso-depresivo con alteración del sueño, pesadillas, baja autoestima, falta de concentración y sentimientos de culpabilidad con alteraciones en la esfera de su vida sexual, necesitando tratamiento psicoterapéutico.


Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0