Buscar

DESTACAMOS
Cancelado un concierto en Róterdam tras localizarse una furgoneta con matrícula española que llevaba bombonas de gas

Rivero despidió 2008 con el compromiso de que el Gobierno no dejará solos a los canarios afectados por la crisis

1/01/2009 - 7:39

El presidente afirmó en su discurso de fin de año que su equipo trabaja "firme, honesta y responsablemente"

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 1 (EUROPA PRESS)

El presidente de Canarias, Paulino Rivero, despidió 2008 con el compromiso de que el Gobierno regional no dejará solos a los canarios afectados por la crisis. El 'jefe' del Ejecutivo recalcó que "estos tiempos demandan unidad de acción, no confrontación". Así lo reclama la ciudadanía en un mensaje que, aseguró, "el Gobierno ha escuchado, espero que también la oposición lo haya hecho".

Paulino Rivero, en el tradicional discurso de fin de año emitido ayer por la Televisión Canaria, "respetando el derecho de cada cual a adoptar las iniciativas que estime oportunas", pidió "madurez y responsabilidad a quienes auguran conflictividad". Además, advirtió de que quienes en 2009 opten por "la crispación, el partidismo y la confrontación entre administraciones, estarán dando la espalda al entendimiento que demanda la ciudadanía".

En esta tesitura, aprovechó para resaltar que las encuestas recientes ponen de manifiesto que los ciudadanos se han distanciado de la política, "del Gobierno y también de la oposición", matizó. Circunstancia de la que "unos y otros debemos tomar nota". Así, consideró que hacen falta "el diálogo y la estabilidad que este Gobierno garantiza".

El líder del Ejecutivo apuntó que la Comunidad Autónoma ha demostrado que esta disposición es real, algo que queda confirmado en el hecho de que la relación Canarias-Estado "se desenvuelva en estos momentos con el sosiego, la lealtad y la responsabilidad". Sin embargo, Rivero subrayó que la lealtad de Canarias al Estado "debe ser de ida, y de vuelta" y "traducirse en mayores esfuerzos en asuntos que son de vital importancia para Canarias".

TRABAJO HONESTO

Rivero garantizó a los canarios que el Gobierno que preside trabaja "firme, honesta y responsablemente" y siempre "con la cabeza puesta en los asuntos que preocupan a los más de dos millones de mujeres y hombres que conforman nuestro pueblo". Defendiendo, tanto en Madrid como en Bruselas, los intereses de "aquellos que peor lo están pasando con una crisis económica a la que Canarias tampoco ha podido escapar".

En esta línea, el presidente se dirigió a los canarios que "están sufriendo los zarpazos de la crisis" y les dijo que "no están solos, no lo han estado, ni lo van a estar en 2009". Señaló que "miles de personas están trabajando en este Gobierno con una meta compartida, la de ofrecer más y mejores servicios públicos". Un objetivo que, aseveró, "no restará ni un euro de las políticas sociales" para acercar a los isleños "la igualdad de oportunidades que los canarios exigen y merecen".

CAMBIOS ESTRUCTURALES EN LA ECONOMÍA

El presidente estimó que tanto el éxito como el fracaso ante la crisis económica "no serán del Gobierno, sino de todos". No obstante, incidió en que, sea cual sea el desenlace, "debemos aprovechar la actual coyuntura para introducir cambios estructurales en nuestro modelo económico" y avanzar hacia un sistema que permita "generar empleo, sin consumir más suelo".

La clave que propuso Paulino Rivero en su discurso de fin de año para afrontar la crisis fue la de diversificar la economía canaria. Para ello, apuesta por la investigación, el desarrollo y la innovación, por el incremento de "nuestra" presencia en África, por el refuerzo del papel de Canarias como socio preferente del reino de Marruecos en el sur y en su fachada atlántica, por la consolidación del protagonismo del archipiélago en la Unión Europea, por la mejora de la oferta turística, por el desarrollo "de una vez por todas" del sector industrial, sin olvidar la defensa del sector primario y la mejora de las comunicaciones.

TRABAJO PARA LA GENTE DE AQUÍ

El 'jefe' del Gobierno insistió en que su prioridad es "dar trabajo a la gente de aquí, a los que han nacido en las islas o a quienes comparten su proyecto de vida en nuestra tierra, y volcarnos con las familias que peor están pasándolo con la crisis". En esta coyuntura, sentenció que 2008 no fue un año fácil y tampoco lo será 2009" y pronosticó que "de la crisis económica saldremos trabajando codo con codo, nunca a codazos". Y conminó a los agentes sociales, económicos y políticos a compartir soluciones, igual que "compartimos dificultades".

Rivero tuvo palabras de ánimo, de "solidaridad y calor", para las cientos de familias canarias "golpeadas" en 2008, como aquellas a las que "tanto les quitó" el accidente de Barajas, como las víctimas de la violencia de género, las familias de los desaparecidos a quienes "seguimos esperando", o las que han visto como la violencia callejera "negó cruelmente un futuro para los suyos".

INMIGRACIÓN

El presidente no se olvidó de las víctimas de la inmigración irregular, al lamentar que 2008 ha sido "un año que, lamentablemente, se ha llevado al fondo del mar las esperanzas de mujeres y hombres que, huyendo de la falta de oportunidades, buscaban en nuestras costas el mañana que sus países no les ofrecían".

En definitiva, Rivero dijo que "hay razones para creer que dejaremos atrás estos nubarrones y le ganaremos la partida a la crisis" aunque reconoció que "2009 será un año complicado y difícil", algo de lo que el Gobierno "es perfectamente consciente".


Otras noticias

Contenido patrocinado