Buscar

AMPL.- Santander y Torrelavega pierden población joven que se ve compensada por la llegada de inmigrantes

2/01/2009 - 14:30
Cotizaciones relacionadas
SANTANDER 5,78 -0,47%

Cantabria ganó 8.468 residentes en 2007 gracias a los flujos migratorios

SANTANDER (SAN.MC) 2 (EUROPA PRESS)

Durante el año 2007 Santander perdió casi 1.800 residentes que trasladaron su domicilio a otros puntos de la región y Torrelavega perdió más de 200, fundamentalmente personas de entre 30 y 34 años que se fueron a vivir a otras localidades del área de influencia de ambos municipios. No obstante, esa marcha de población se ve compensada por la llegada de inmigrantes, ya que Santander recibió más de 2.300 inmigrantes y Torrelavega casi 700.

El resultado de todo ello es que los dos grandes núcleos de la región están "cambiando" población de la ciudad por población inmigrante, un dato que, según el consejero de Economía y Hacienda del Gobierno cántabro, Ángel Agudo, debería mover a la "reflexión" sobre las políticas que se deben desarrollar en las ciudades para fijar la población.

Ésta es una de las conclusiones que se ponen de manifiesto en la estadística de Variaciones Residenciales 2007 presentada hoy en rueda de prensa por el consejero y por el director del Icane, Juan Rodríguez Poo.

Entre otras cosas, en la encuesta se constata que Cantabria tuvo en 2007 un saldo positivo en su flujo migratorio, es decir, que se instalaron en la región más personas de las que se fueron, con lo que se ganaron 8.468 nuevos residentes (llegaron 33.040 y se fueron 24.572).

Dentro de esos movimientos, destacan los realizados dentro de la propia región, ya que más de 15.000 personas cambiaron de residencia dentro de Cantabria. La mayor parte de esos movimientos se concentraron en la zona de la costa (unos 11.900), por parte de personas que trasladaron su residencia de un lugar a otro del área costera.

En cambio, sólo 1.333 personas dejaron los valles interiores para ir a la costa, alrededor de un millar cambiaron la costa por el interior y algo más de 800 cambiaron de residencia dentro de los valles interiores.

PIÉLAGOS, EL QUE MÁS VECINOS GANA

Los cinco municipios que aumentaron en mayor medida su población gracias a los flujos migratorios fueron Piélagos, con 1.063 nuevos vecinos, Castro Urdiales (995), Astillero (560), Santander (520) y Santa María de Cayón (493). En el lado opuesto, los que perdieron más población fueron Laredo (138 vecinos menos), Rionansa (32), Campoo de Enmedio (31), Villafufre (26) y Arenas de Iguña (24).

Si se tiene en cuenta sólo la población que llegó desde otros lugares de la comunidad autónoma u otros puntos de España, los cinco municipios que ganaron más residentes fueron Piélagos, que sumó 895 nuevos vecinos, Castro Urdiales (414), Astillero (376), Santa María de Cayón (288) y Entrambasaguas (283). Por contra, los que presentaron mayores pérdidas fueron Santander (1.798 vecinos dejaron la ciudad), Laredo (226), Torrelavega (216), Santoña (148) y Reinosa (122).

En el caso de la población extranjera, se concentró sobre todo en Santander, donde se asentaron 2.318 extranjeros, en Torrelavega (698), Castro (581), Camargo (280) y Santoña (205).

ORIGEN DE LOS NUEVOS RESIDENTES

De los casi 8.500 ciudadanos que fijaron su residencia en Cantabria en 2007 procedentes de fuera de la región, unos 6.500 llegaron del extranjero y, de ellos, el 35 por ciento veían de América Latina y el Caribe y un 34,5 por ciento de la Unión Europea de 27.

También se recibieron nuevos vecinos de otras comunidades autónomas españolas y dentro de éstas destacan los 3.161 residentes vascos que cambiaron su domicilio a Cantabria, otros 1.382 madrileños y 1.365 vecinos llegados desde Castilla y León. Las personas que dejaron Cantabria se fueron principalmente a esas tres regiones también: País Vasco (1.976 personas de Cantabria se mudaron a Euskadi), Madrid (1.398) y Castilla y León (920).

En el caso de las personas que dejaron Cantabria para ir al extranjero, casi el 95 por ciento eran extranjeros y poco más de un 5 por ciento españoles. El 62 por ciento fueron bajas de inmigrantes por caducidad de permisos y un 14 por ciento se desplazaron a otros países europeos.

CANTABRIA, TIERRA DE OPORTUNIDADES

Para el consejero de Economía y Hacienda, lo que ponen de relieve estos datos es que los movimientos migratorios tienen mucho que ver con la estructura económica, porque en la mayor parte de los casos quienes vienen a Cantabria es por motivos laborales, porque ven en ella una "oportunidad". Y los que dejan la región lo hacen también por trabajo, pero no por el "tópico" de que los jóvenes se ven obligados a salir de Cantabria para buscar un empleo.

A su juicio, se trata de "una situación lógica y positiva de una economía abierta, de una región abierta donde la gente sale a buscar oportunidades y también encuentra oportunidades".

Destacó además el saldo migratorio positivo de Cantabria en contraste con los "problemas de movimientos demográficos profundos" de comunidades vecinas como País Vasco o Asturias; al tiempo que incidió en la necesidad de continuar con las políticas de vertebración geográfica de la región, dado que los flujos demográficos se siguen concentrando en la costa.

Por último, animó una vez más a la reflexión en el caso de Santander y Torrelavega sobre las políticas para afianzar la población en el entorno más cercano y consideró que el precio de la vivienda puede ser uno de los factores, "quizá el más importante", que influye en la marcha de vecinos de las dos grandes ciudades hacia sus áreas de influencia.


Otras noticias

Contenido patrocinado