Buscar

Ofensiva terrestre israelí en Gaza desata la inquietud internacional

AFP
4/01/2009 - 19:45

La ofensiva terrestre israelí en la franja de Gaza desató el domingo reacciones de inquietud y llamamientos a un alto el fuego en todo el mundo, aunque Israel tuvo el apoyo decisivo de Estados Unidos, que bloqueó en la ONU una condena de la operación.

Decenas de miles de marroquíes se manifestaron en Rabat contra la ofensiva israelí. Asimismo, unos 5.000 libios protestaron en Trípoli y lo mismo hicieron otros tantos miles de australianos en Sidney y Melbourne.

Otras varias decenas de miles de turcos desfilaron por Estambul, convocados por un partido islamista, mientras que miles de personas se echaron a las calles de las principales ciudades de Indonesia, el país con el mayor número de musulmanes del mundo.

Los esfuerzos diplomáticos para encontrar una solución se apoyaban, mientras tanto, en tres misiones distintas: una de la Unión Europea, otra del presidente francés, Nicolas Sarkozy, y una tercera de un emisario ruso, enviado de urgencia a la región.

Sin embargo, Estados Unidos, aliado indefectible de Israel, impidió el sábado por la noche la adopción de una resolución en el Consejo de Seguridad de la ONU sobre la ofensiva del Estado hebreo, cuyas tropas terrestres entraron el sábado en la franja de Gaza tras ocho días de ataques aéreos.

Washington se limitó a pronunciarse por "un alto el fuego duradero", "lo antes posible", que no permita el retorno a la situación precedente en la que Israel ha sido blanco de los disparos de cohetes desde la franja de Gaza, controlada por el movimiento islamista Hamas.

La misión europea -encabezada por Karel Schwarzenberg, ministro de Relaciones Exteriores de la República Checa, país que desempeña la presidencia de turno de la UE- hizo un llamamiento el domingo por la noche desde Praga a un alto el fuego entre Israel y los palestinos.

Poco antes, la presidencia checa de la UE había señalado que el derecho de Israel a la autodefensa "no autoriza acciones que afecten masivamente a los civiles".

Mientras Sarkozy preparaba su gira del lunes y martes por Oriente Medio, Francia "condenó la ofensiva terrestre israelí en Gaza, al igual que la prosecución de los disparos de cohetes" palestinos.

Según Francia, Noruega y Suecia, la escalada militar complica los esfuerzos internacionales en favor del cese de las hostilidades.

El primer ministro británico, Gordon Brown, calificó el momento actual de "muy peligroso" y por eso subrayó que hay que "trabajar más duramente en favor de un alto el fuego inmediato".

España, por su parte, exhortó a Israel a poner fin a su ofensiva terrestre, mientras que el primer ministro holandés, Jan Peter Balkenende, consideró que "condenar a Israel no conducirá a nada, pues hay que tratar el tema de las dos partes".

"Mientras continúen los disparos de cohetes, Israel siempre dirá que no lo puede aceptar y yo lo entiendo", explicó Balkenende.

Alemania abogó por un alto el fuego que garantice "la seguridad a largo plazo de Israel" mediante el final de los disparos de cohetes por parte del movimiento islamista palestino Hamas y del contrabando de armas en la franja de Gaza.

"Extremadamente preocupada", Rusia envió el domingo a un emisario a la región para contribuir a los esfuerzos diplomáticos en favor de un alto el fuego.

Egipto, por su parte, calificó la entrada de los tanques israelíes en Gaza de "agresión espantosa" y convocó a los embajadores de los cinco países miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU para protestar por la falta de una resolución de la ONU al respecto.

China, Pakistán, Jordania y Grecia también pidieron el cese inmediato de las operaciones militares israelíes en Gaza.

Asimismo, el papa Benedicto XVI pidió una "acción inmediata para poner fin a la trágica situación actual", lamentando "el rechazo del diálogo", que dio lugar a situaciones que "abruman" a las poblaciones.

Turquía, por su parte, "condenó" y juzgó "inaceptable" la incursión terrestre israelí. Según Japón, dicha incursión sólo "empeorará" la situación.

El primer ministro argelino, Ahmed Uyahia, acusó a Israel de cometer "crímenes contra la humanidad" en Gaza y el presidente del Parlamento de Irán, Ali Larijani, vaticinó que la franja de Gaza se convertirá en un "cementerio" para los israelíes.


Otras noticias

Contenido patrocinado