Buscar

El mate de Pau Gasol y adiós a Rudy Gobert: así comenzó la gesta de España

18/09/2015 - 10:42
Gasol materializa un mate durante el partido. Imagen: Reuters

España venció ayer a Francia en las semifinales del Eurobasket (80-75) en un encuentro en el que llegó a ir perdiendo de 11 puntos en el tramo final del 3er cuarto. La remontada, sin embargo, fue posible. Se consiguió gracias a un gran último cuarto en el que fue clave un mate de Pau Gasol. Después, en la prórroga, la exclusión de Rudy Gobert por su quinta falta hizo el resto. Sin el pívot sobre la cancha, el de Sant-Boi supo desenvolverse con más soltura. Su marca le había secado en tramos importantes del encuentro.

Un mate salvador

La acción clave del partido llegó a falta de 3:08 para que acabara el 4º cuarto del encuentro. Rudy Fernández movía el ataque de España. Incapaz de penetrar en la zona, le pasó el esférico a un Pau Gasol que recibió a la izquierda fuera de la línea de tres puntos. Nada más recibir la bola, el líder de la ÑBA amagó con lanzar a canasta. Pietrus, el encargado de cogerle la marca, se creyó el amago.

Para cuando se dio cuenta del engaño, Pau ya había fintado a la izquierda y le había rebasado. Por delante ya sólo le quedaba una autopista hacia la canasta... autopista con un obstáculo de 2'03 metros.

Boris Diaw, ala-pivot de San Antonio Spurs trató de imponerse en el camino de Gasol. Fue imposible. El de los Bulls había iniciado ya su vuelo con destino a la canasta. Lo logró. Machacó el aro con todas sus fuerzas y al aterrizar en el parqué de Lille aulló con todas sus fuerzas.

España todavía perdía. Caía de un punto, 60-61, pero todo había cambiado. Las sensaciones sobre el parqué mutaron hasta confirmar una victoria que se certificó con el adiós de Gobert.

Francia se hunde

Cuando llevaban transcurridos 3:39 de la prórroga, el jugador de Utah Jazz cometió su quinta falta por una acción bajo el aro contra el propio Gasol. Perplejo protestó levemente la decisión arbitral, algo que luego repitió en redes sociales.

De poco le sirvió. Sin él, Gasol se sintió más cómodo para jugar, mientras que Francia acusó el golpe y desprotegida, se hundió hasta caer en su propia casa y frente al mismo equipo al que le había ganado en sus dos últimos grandes cruces: primer en la final del Eurobasket en 2013 y, más tarde, en cuartos de final del Mundobasket de Madrid en 2014.


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0