Buscar

El Consejo de Seguridad se dispone a votar nuevas sanciones contra Irán

Agencias
3/03/2008 - 12:00

El Consejo de Seguridad de la ONU se dispone hoy a endurecer las sanciones económicas y comerciales que impone contra Irán desde hace 15 meses, por sus actividades de enriquecimiento de uranio.

Con toda probabilidad, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobará un proyecto de resolución impulsado por Francia, Gran Bretaña y Alemania, que prevé endurecer y reforzar las sanciones impuestas por el organismo multilateral en su resolución 1737 de diciembre de 2006 y 1747 de marzo de 2007. El proyecto prevé engrosar la lista de individuos y entidades a los que se les congelarán sus haberes y se les prohibirá viajar al extranjero, por sus vínculos con el programa nuclear iraní. Además exhorta a los Estados a vigilar de cerca todas las transacciones financieras que realicen con dos grandes establecimientos financieros iraníes, los bancos Melli y Saderat.

Enriquecimiento de uranio

Al igual que las resoluciones 1737 y 1747, el proyecto exhorta a Irán a suspender sus actividades de enriquecimiento y reprocesamiento de uranio antes de los próximos tres meses. De lo contrario, la república islámica será sometida a nuevas sanciones. La aprobación de este proyecto se dá por descontado ya que cuenta con el apoyo de una "amplia mayoría" de miembros del Consejo. Pero los promotores de la iniciativa buscan obtener la unanimidad para enviarle un fuerte mensaje a Teherán de parte de un Consejo "unido". Sobre todo, teniendo en cuenta que las resoluciones 1737 y 1747 fueron aprobadas por unanimidad.

El jueves, el embajador de Gran Bretaña, John Sawers, subrayó que los promotores de la iniciativa "buscan obtener el mayor apoyo posible". "Los votos necesarios están ahí pero queremos ser lo más unificadores posible", dijo por su parte el representante adjunto de Francia Jean-Pierre Lacroix. Los diplomáticos creen que el texto recibirá la aprobación de al menos once miembros. Para ser aprobada, una resolución debe obtener al menos nueve de quince votos a favor y ninguno en contra de los cinco miembros permanentes con derecho a veto (China, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y Rusia). El problema es que cuatro miembros no permanentes, Sudáfrica, Indonesia, Líbano y Vietnam, expusieron sus reservas.

Las autoridades iraníes advirtieron que una nueva resolución de la ONU recibirá una respuesta "apropiada" de Teherán. El portavoz de la cancillería iraní, Mohammad Alí Hosseini, minimizó el impacto de nuevas medidas, asegurando que sólo podrían causarle "ligeros problemas", y añadió que Irán disponía de "diferentes opciones para solucionarlos". En la clasificación de riesgos de los países de la OCDE, que va de cero a siete y que sirve para calcular sus primas, Irán pasó de cuatro a cinco en mayo de 2006 y de cinco a seis en junio de 2007. La Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) informó recientemente que la información que proporcionó hasta ahora Irán sobre su programa nuclear no es "consistente ni completa". La AIEA, organismo de Naciones Unidas para la cooperación internacional en materia de energía nuclear de uso civil, admitió progresos, pero dijo que es necesario que Teherán permita más inspecciones por sorpresa.

A las sanciones de la ONU se añaden las unilaterales de Estados Unidos, y tal vez en el futuro las de la Unión Europea, que no descarta promulgar sus propias medidas contra Teherán tras la próxima resolución del Consejo, según fuentes diplomáticas en Bruselas.


Contenido patrocinado

Otras noticias