Buscar

Un lord británico dimite por llegar dos minutos tarde al Parlamento

1/02/2018 - 17:55
  • No pudo contestar a una pregunta de los laboristas sobre la brecha salarial
  • Theresa May no ha aceptado su dimisión al considerarla "innecesaria"
  • Ministro de Estado en el Departamento para el Desarrollo Internacional
Más noticias sobre:

Un diputado del Partido Conservador británico ha dimitido después de llegar dos minutos tarde al Parlamento. Su demora le impidió contestar a una pregunta de los laboristas, lanzada por Ruth Lister, sobre la brecha salarial. La primera ministra británica, Theresa May, no ha aceptado su dimisión al considerarla "innecesaria".

"Mis sinceras disculpas a la baronesa por mi descortesía de no estar en mi lugar para responder su pregunta en un asunto muy importante al inicio de la sesión", dijo el diputado durante su intervención en el Parlamento.

"Durante los cinco años que he tenido el privilegio de responder preguntas desde mi posición en nombre del Gobierno, siempre he creído que debemos elevarnos a los más altos estándares posibles de cortesía y respeto, a responder en nombre del Gobierno a las legítimas cuestiones de la Asamblea", añadió.

"Me siento profundamente avergonzado de no haber estado en mi lugar y, por tanto, debo ofrecer mi renuncia a la primera ministra con efecto inmediato. Mis disculpas", añadió para después colocar los papeles que traía debajo del brazo y abandonar la tribuna ante la mirada atónita del resto de lores, que le gritaban que se quedase.

En su ausencia, otro miembro de su grupo se hizo cargo de la respuesta. Michael Bates ocupa el cargo de ministro de Estado en el Departamento para el Desarrollo Internacional.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 1

#1
01-02-2018 / 21:09
Jesús
Puntuación 0

Ya tendría otros mil motivos para dimitir.

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.