Buscar

Río y Sao Paulo "compiten" por la fiesta de fin de año más grande de Brasil

EFE
1/01/2010 - 14:58

Río de Janeiro, 1 ene (EFE).- La playa de Copacabana en Río de Janeiro y la avenida Paulista en Sao Paulo "compitieron" por la fiesta de año nuevo más grande de Brasil, ambas con más de dos millones de personas.

En Río, sin que se registraran grandes incidentes y con la presencia de más de 600.000 turistas, el 2010 comenzó con quince minutos de música y fuegos artificiales, y con los asistentes contribuyendo al espectáculo con la luz de sus encendedores o teléfonos celulares.

El de este año ha sido considerada por los medios y las autoridades el "reveillon" de la pacificación ya que en la zona sur de la ciudad permanecen ocupadas por la policía buena parte de las favelas, las degradadas barriadas en general dominadas por mafias de narcotraficantes.

Las ganas de celebración de la población carioca pasó por encima incluso de la consternación que provocó el saldo de diecinueve víctimas mortales que dejaron las horas de lluvias intensas que cayeron sobre la región y que no terminaron hasta avanzada la tarde.

Incluso bien entrada la mañana, en Copacabana era posible ver a algunos de los más rezagados dispuestos a disfrutar de un día de sol en la playa carioca, eso sí, delante de los operarios de limpieza que se afanaban en borrar el aspecto devastador que dejó la fiesta.

La fiesta de Río compitió en tamaño con la organizada en Sao Paulo, a la que se acercaron también más de dos de los diecinueve millones de habitantes con que cuenta toda su área metropolitana.

La competencia estuvo incluso en la duración del espectáculo pirotécnico, ya que en la avenida Paulista, el corazón financiero de la que es la verdadera locomotora económica del país, también duró unos quince minutos.

La nota discordante con el ambiente festivo la puso un corrimiento de tierras que afectó a una "pousada" (hotel rural) en turística Ilha Grande, a unos 150 kilómetros al suroeste de Río de Janeiro.

El incidente se produjo en una zona a la que sólo se puede acceder por mar y a la que los equipos de emergencia están teniendo problemas para llegar.

Aunque no se disponen de cifras de heridos o víctimas, según periodistas destacados en la zona, moradores locales hablan de doce personas desaparecidas.

Otras noticias

Contenido patrocinado