Buscar

Un ejecutivo de Paramount niega conocer acciones ilegales de un detective procesado

AFP
21/03/2008 - 14:55

El director ejecutivo de los estudios de cine Paramount, Brad Grey, negó el jueves estar al tanto de cualquier acción ilegal cometida por empleados suyos, incluido el detective privado Anthony Pellicano, enjuiciado en Los Ángeles por un caso de escuchas telefónicas.

Brad Grey, quien fue convocado por la fiscalía como testigo, explicó que contrató al reconocido abogado Bertram Fields para defender sus intereses en un conflicto judicial contra el humorista Garry Shandling a finales de la década de 1990, época en la que era productor y representante de actores.

"Fields empleó los servicios de Pellicano varias veces antes de este caso", añadió el alto ejecutivo, hoy uno de los nombres más prominentes llamados a declarar en el juicio lanzado hace dos semanas.

Brad Grey afirmó además no seguir personalmente el día a día de estos asuntos: "Nuestros abogados se ocupan de los procesos civiles", apuntó.

Bertrand Fields, quien en el pasado representó legalmente a figuras de la élite 'hollywoodense' como John Travolta, James Cameron o Tom Cruise, entre otros, también figura en la lista de testigos convocados por la fiscalía para este proceso que tiene en vilo a la meca del cine estadounidense.

El humorista Garry Shandling dijo la semana pasada que Pellicano estuvo implicado en una "campaña de difamación" en su contra durante un juicio con su ex agente, Brad Grey, a quien demandó en 1998 por 100 millones de dólares acusándolo mentirle sobre las ganancias de un exitoso programa de televisión, 'The Larry Sanders Show'.

De acuerdo a documentos confiscados en un allanamiento que hizo el FBI en 2002 en las oficinas de Pellicano -hoy de 63 años-, el abogado de Brad Grey, Fields, contrató a Pellicano para que investigara a Shandling, con la complicidad de un ex sargento de la policía de Los Ángeles.

Pellicano, quien asume su propia defensa en el juicio, está acusado de dirigir una agencia de detectives que espió ilegalmente a al menos 12 personas, cuando era el detective preferido de la élite social de Hollywood.

El testimonio anterior de Tarita Virtue, ex empleada de Pellicano, también salpicó a Brad Grey, quien supuestamente contrató al detective para espiar a Bo Zenga, un guionista que lo estaba demandando por su título de crédito en la cinta 'Scary Movie'.

Otras noticias

Contenido patrocinado