Buscar

Destacamos
Críticas de los fans de Alejandro Sanz: 'Feel the Live' se cae e impide ver el concierto 'Más es más' pese a haber pagado

Técnicas orientales para el estrés occidental

Anna Arbiol
21/03/2008 - 16:00

El estilo de vida que llevamos los ciudadanos occidentales en el siglo XXI ha producido unos cambios en nuestros hábitos diarios que nada tienen que ver con lo que podían experimentar nuestros abuelos e, incluso padres.

Trabajamos muchas horas sentados, pasamos media vida pegados a un teléfono móvil, continuamos nuestra jornada laboral en casa con el portátil, apenas hay tiempo para hacer ejercicio o simplemente dar un paseo...

Con estos antecedentes, lo que necesitamos no es machacarnos una hora en el gimnasio sino terapias que nos ayuden a combatir tanto el estrés físico como mental. Desde hace unos años, se han puesto muy de moda dos tipos de yoga relativamente recientes que parecen la solución ideal para arreglar todo ese desequilibrio que la vida moderna nos provoca, Bikram Yoga y Kundalini Yoga. ¿Cuál te va mejor?
Bikram, el poder del calor

¿Qué es capaz de hacer tu cuerpo a 40º de temperatura? En circunstancias normales, vegetar para intentar sudar lo menos posible pero, en Bikram Yoga se realizan las 26 posturas correspondientes a cada sesión. Sí, esta especialidad se practica nada menos que a una temperatura de 38 ó 40 grados para emular al clima de la India, pero también para evitar lesiones porque los músculos están tan caliente que es casi imposible que se dañen.

Bikram Yoga, también conocido como Yoga Caliente por los motivos que hemos explicado anteriormente, es una disciplina que empezó a desarrollar Bikram Choudhury en Los Angles en los años 70. Es una combinación de distintas asanas (posturas) del Hatha Yoga, el más clásico, modificadas para poder practicarse a 40 grados. Cada clase dura 90 minutos, y en ella se ejercitan todos los grupos musculares combinando el trabajo físico con la respiración.

¿Quién puede practicar Bikram, viendo lo duro que parece a primera vista?

Lo sorprendente es que cualquiera se puede unir a esta especialidad, sea cual sea su edad, forma física y estado, ya que el cuerpo se va adaptando sorprendentemente en las primeras semanas. Por supuesto, en las primeras sesiones el calor puede llegar a ser insoportable, pero pronto la concentración es tal que dejas de notar los grados y la humedad en el ambiente.

Por lo tanto, Bikram Yoga es apto para aquellos que padezcan estrés laboral o emocional, con problemas para dormir, cansancio crónico, dolores de espalda y cabeza, malas posturas, sobrepeso o que necesiten equilibrar tras un entrenamiento deportivo de alto nivel.

¿Qué beneficios tiene Bikram?

Todos los sistemas del cuerpo notarán la acción de este yoga: respiratorio, digestivo, endocrino, linfático... Con una práctica de unas tres veces por semana se puede llegar a perder peso, ganar flexibilidad y se puede apreciar cómo cambia la forma del cuerpo. Como se suda tanto, la piel se limpiará en profundidad y tendrá un mejor aspecto. En general, las mejoras son palpables en pocas semanas, se gana concentración, resistencia y se eliminan muchas toxinas.

Pero tendrá algún inconveniente.

Bikram yoga sólo se puede practicar en las escuelas autorizadas desde Los Angeles, que encontrarás detalladas en la web oficial. En España únicamente hay escuelas en Madrid y Barcelona. A pesar de todos sus beneficios sobre el organismo, es bastante caro y requiere mucho tiempo cada sesión, ya que si bien dura 90 minutos, hay que ir con tiempo para encontrar un buen sitio, y luego ducharse. Además, como hay pocas escuelas, el tiempo de desplazamiento también hay que tenerlo en cuenta, por no hablar del engorro de moverse con la colchoneta, toallas y toda la parafernalia. Sin duda, unos factores a tener en cuenta para saber si va a suponer más estrés practicar Bikram que no practicarlo.

Kundalini: ¡respira!

Otra disciplina reciente y basada en prácticas milenarias es Kundalini Yoga, creado por el Yogui Bhajan a finales de los 60 también en Los Angeles. Este maestro indio de Hatha Yoga descubrió que las necesidades de los occidentales eran distintas a las que había en su país, de manera que había que adaptar el yoga tradicional a esta sociedad. Sus nuevos alumnos necesitaban concentración, conocerse a sí mismos, interiorizar y encontrar una paz que su ritmo de vida no les permite. Kundalini era la llave para conseguirlo.

¿En qué consiste Kundalini Yoga?

La base de esta disciplina es la energía que todos tenemos en nuestro interior, generalmente adormecida, y que con esta práctica se moviliza para que seamos más conscientes y desarrollemos mejor todas nuestras capacidades. Las clases duran 90 minutos, y en cada sesión se harán unas kriyas (conjunto de ejercicios) destinados a trabajar una parte distinta del cuerpo: el corazón, el sistema nervioso, el digestivo...

Dependiendo de la kriya, la sesión será más o menos dura físicamente, pero el estado de concentración mental siempre es continuo. Se trabaja mucho con la respiración, muy importante en cada ejercicio, y es quizás la parte más complicada cuando se empieza a practicar porque al principio es complicado adaptarse a los distintos tipos.

¿Quién puede hacer Kundalini?

Cualquiera, incluso embarazadas, ya que cada uno debe ser consciente de sus limitaciones físicas y llegará hasta donde le dicte su cuerpo. En general, es muy bueno para corregir la postura de la espalda, ayuda mucho a conseguir una buena concentración y se liberan muchas tensiones.

Lo que más sorprenderá el primer día de clase son los cantos, ya que se comienza y se termina cada sesión recitando mantras en alto. Esto puede cohibir y parecer extraño al neófito, ya que además se suele cantar en sánscrito, pero es algo voluntario y a lo que en seguida te acostumbras. Todo tiene su función, y la vibración que producen los mantras también puede influir en la práctica del yoga.

En España hay varios centros que podemos encontrar en la web oficial, y en Barcelona está la escuela Happy Yoga, con sedes en toda la ciudad y hasta en Baleares.

¿Tiene inconvenientes?

Durante las primeras sesiones puede chocar un poco lo de los cantos en sánscrito, pero también la cantidad de tiempo que se pasa meditando o simplemente en la misma postura. Cuando no estás acostumbrado puede llegar a ser muy monótono y hasta aburrido, pero cuando se alcanza una concentración adecuada el tiempo pasa volando.


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 1

#1
28-02-2010 / 22:39
LAURA.
Puntuación 0

PRACTICO HATHA YOGA, Y TAMBIEN KUNDALINI YOGA, ESTOY DE ACUERDO CON TODO LO EXPUESTO EN ESTE ARTICULO, DOY FE QUE LOS RESULTADOS SON SORPRENDENTES , TANTO A NIVEL EMOCIONAL COMO FISICO, NO ES NECESARIO QUEDAR AGOTADA PARA VER LOS RESULTADOS.