¿Usuario de elEconomista?
En directo
Mundial de Baloncesto: Brasil - España

Tras las huellas del maestro Cabestany

Juan Carlos Rodríguez | 29/02/2008 - 16:21
Aumentar el texto - Disminuir el texto -
Puntúa la noticia :
Nota de los usuarios: 10,0 (1 votos)
mnac.JPG -
Sede del MNAC Imagen: Archivo

El Museu Nacional d'Art de Catalunya (MNAC) acoge desde hoy hasta el 18 de mayo la exposición "el románico y el Mediterráneo. Cataluña, Toulouse y Pisa", en la que se exhiben más de un centenar de obras maestras de museos de Estados Unidos, Francia, Italia e Inglaterra así como de colecciones privadas y se demuestran los vínculos del Románico del siglo XII de Navarra a la Toscana.

"Es bien sabido que el arte románico ha sido considerado a menudo el primer estilo internacional europeo. Y eso es lo que demuestra esta exposición", explica Manuel Castiñeiras, uno de los comisarios de "El románico y el Mediterráneo. Cataluña, Toulouse y Pisa (1120-1180)", que hoy se abrió al píublico en el Museu Nacional d’Art de Catalunya. La afirmación apunta a la emergencia y la consolidación en Europa occidental de una cultura artística común que alcanza su máxima expresión entre los siglos XI y XII.

Y la ocasión es única: ciento veinte esculturas, tallas y tablas de madera procedentes de España, Francia, Italia, Gran Bretaña y Estados Unidos. Y, sobre todo, porque confronta por primera vez obras del Maestro de Cabestany, una de las personalidades artísticas más delumbrantes y originales del siglo XII, seguramente un monje benedictino originario de Toulouse o de Prato, que dejó su firma en iglesias y abadías desde Navarra hasta la Toscana marcando las fronteras de un lenguaje artístico y eclesiástico común. Y del que se puede ver el célebre Tímpano que le dio nombre, procedente de la iglesia parroquial de Notre-Dame-des-Anges.

"Lo que pretendemos -sostiene Castiñeiras, conservador del MNAC- es dar una prolongación a la idea de un románico mediterráneo original y creativo, basado en el intercambio de artistas, modelos y obras de arte, y arraigado también sobre todo en una historia y una experiencia comunes, cuando no análogas".

Es el siglo XII y Europa ve cómo nace un nuevo paisaje monumental con la eclosión de la escultura. Castiñeiras se remite a las huellas del maestro de Cabestany para delimitarlo: Errondo (Navarra), Sant Pere de Rodas (Girona), el Voló (Rosellón), Saint-Hilaire d’Aude (Languedoc), San Giovanni (Sugana) o la abadía de Sant’Antimo (Toscana). Y de todas ellas se podrán ver piezas en Barcelona. Pero también son años de construcciones novedosas, como la catedral de Pisa y su museo de sarcófagos, protagonista junto al maestro Cabestany de la primera parte de la exposición, "Miradas hacia la Antigüedad", que pone su énfasis en el modelo a imitar: Roma.

A la misma tradición de Cabestany pertenece otro genio tolosano como Gilabertus, activo hacia 1120 y autor de los extraordinarios pilares con las figuras de los apóstoles de la fachada de la sala capitular de Saint-Étienne de Toulouse, una de las joyas de la exposición y eje del segundo recorrido: "La monumentalidad de las iglesias". Y es que entorno a 1150 proliferó una política constructiva que llevó a transformar o ampliar los grandes edificios religiosos del siglo XI.

Son los casos de Ripoll, Vic, Cuxa, Sant Pere de Rodes o Solsona, entre otros, que experimentarán importantes obras en forma de portadas esculpidas, claustros profusamente decorados, incorporación de baldaquinos. "Esta incorporación generalizada de la escultura monumental -aclara Castillerias- acabó integrándose en este mundo del Mediterráneo occidental". Y a la vista queda.

La exposición, sin embargo, trasciende la escultura para incorporar a la muestra piezas verdaderamente magistrales en madera policromada y mármol. El tercer ámbito está dedicado a "El altar, el mobiliario y las imágenes". Bajo este título se exponen objetos relacionados con el culto y la liturgia, como el maravilloso Cristo relicario de Saint-Michel d’Aiguilhe, especialmente de los artesanos que recrearon la tipología del Christus Triunphans.

Ejemplos catalanes son los conocidos como Majestad Batlló, Majestad de Organyà o Majestad de Beget, aún objeto de culto en su iglesia. Aunque aún hay un elemento más: los pintores de tablas. Ya que se pueden ver una de las gigantescas cruces pisanas del Santo Sepolcro del Museo Nazionale di San Matteo, o los baldaquinos de Ribes y los frontales de Esquius.

La muestra es la primera gran exposición de arte románico que el MNAC organiza desde su inauguración, en el año 2004, y pone un colofón a los actos de celebración del centenario de la misión arqueológico-jurídica a la franja de Aragón organizada por l’Institut d’Estudis Catalans en 1907, que significó el descubrimiento de la pintura mural en Cataluña. Y, para conmemorarlo, además se ha recreado en tres dimensiones la portada de Santa Maria de Ripoll.

DATOS
Del 29 de febrero al 18 de mayo de 2008. Exposición organizada por el Museu Nacional d’Art de Catalunya, con la colaboración de la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales y el Departament de Cultura i Mitjans de Comunicació de la Generalitat de Catalunya. Salas de exposiciones temporales 1 y 2. Comisarios: Manuel Castiñeiras y Jordi Camps, conservadores de la Colección de Arte Románico del MNAC.


meneame - delicious - enviar por email - imprimir - Twitter - Facebook -
Dixio -

Comentarios 1

1
03-03-2008 / 14:21
carlos cabestany Matas
Puntuación 0

muy interesante esta propuesta; pregunto si sería posible acceder a mas informacion histórica,gráfica y referencial de la obra del mestre cabestany, vivo en ibiza y quisiera visitar la exposición con mayor preparación previa

El flash: toda la última hora

EcoDiario en Facebook