Buscar

Banksy inaugura un hotel en Palestina lleno de reivindicaciones, ironía y arte frente al muro israelí

EFE.jpg
EFE
16:34 - 6/03/2017
  • 'El hotel enclaustrado', última obra con la que el artista llama a reflexionar
  • Cargado de simbolismo sobre la Gran Bretaña imperialista del siglo XX
Más noticias sobre:
Una de las obras de Banksy sobre una cama. Imagen: AFP.

La denuncia, la crítica y la provocación inundan cada rincón del nuevo hotel de Banksy en Belén, con un marcado estilo colonial británico, rebosante de arte e ironía, y con deprimentes vistas al muro de hormigón israelí.

Nada es aleatorio en este singular hotel de tres plantas y diez habitaciones, que el misterioso artista británico Banksy ha fundado y diseñado en territorio palestino ocupado, "pero que cada visitante saque su propio significado", declara Wisam Salsaa, propietario y director del establecimiento.

The Walled Off Hotel ('El hotel enclaustrado') es una provocación artística constante por atraer todas las miradas, curiosas o extrañas, que tiene en cada detalle un mensaje. La música que sale de un piano sin pianista donde las teclas se presionan solas, un ascensor "fuera de servicio" y tapado con una pared de ladrillos o un trozo del muro israelí como llavero llaman la atención del visitante.

También la de la población local -de tendencia conservadora- que encuentra en la entrada principal cómo se derrama ropa interior de mujer de una maleta sujetada por un mono vestido de botones, aunque tendrán que acceder para descubrir que los senos de una figura griega se encienden cuando se abre la puerta secreta que da acceso a la zona independiente de habitaciones.

El proyecto es una apuesta por el arte palestino con una galería permanente en la que hoy ya muestran sus obras autores de Cisjordania, Gaza y Jerusalén Este y también árabes de Haifa y Acre (localidades del norte de Israel).

En la entrada del museo, todavía sin acabar, una figura móvil del que fuera ministro de Exteriores británico, Arthur James Balfour, escribe la carta en la que afirmó en 1917 que "el Gobierno de Su Majestad contempla favorablemente el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío".

100 años desde que Palestina fuese británica

La fecha de inauguración tampoco es una casualidad. "Hace exactamente cien años desde que Gran Bretaña tomara el control de Palestina y comenzara a reorganizar los muebles con resultados caóticos", manifiesta Banksy en un comunicado repartido entre los medios, primeros en conocer el hotel antes de que se abra al público el 11 de marzo y a partir del 20 para clientes.

El hotel sucumbe al estilo británico colonial, ofrece té en finas tazas chinas y en sus habitaciones se esparcen maletas duras de piel de los burócratas de principios del siglo XX.

Salah cree que todo este simbolismo no es necesariamente una crítica política, sino que cada adorno refleja "la realidad": "la que vivimos", y su ubicación, a escasos metros del muro que Israel levantó en 2003, es lo más impactante: "Tiene las peores vistas del mundo", asegura Banksy.

El grafitero británico, de identidad desconocida, ha ideado un entorno de gran personalidad y denuncia constante donde destaca el mural de una guerra de almohadas de pluma entre un Policía de frontera israelí y un palestino en la habitación número tres, o el depósito de agua -a semejanza de los utilizados en los territorios palestinos- para la gran bañera emplazada en un rincón del salón de la habitación presidencial.

Hace un mes que Abu Yamen, propietario de la tienda colindante de recuerdos de Banksy, sabía de esta inauguración, que se ha llevado con el máximo secreto, confiesa, y cree que alentará el turismo en Belén, localidad que el artista ha visitado tres veces desde 2005 y en la que se ha convertido en un icono con emblemáticos grafitis en el muro israelí.

El hotel está construido en el Área C de Cisjordania, controlada militarmente por Israel, que permite la entrada a israelíes y palestinos por lo que, según su director, quiere ser también "un espacio de diálogo".

Hasta Elton John se ha rendido al proyecto que ha aceptado una invitación para tocar en el piano bar: "The Walled Off Hotel, como mi música, da la bienvenida a gente de todas las partes del conflicto y del mundo", contestó al dibujante callejero, según el comunicado. "Mi contable estaba preocupado porque alguna gente tendrá mucho miedo en venir a Cisjordania, pero entonces le recordé que para mi último espectáculo pasaron todo el día en Weston super Mare (Dismaland, el parque temático de burla a Disneylandia que creó en Inglaterra)", dijo.

El hotel de Banksy en Belén emplea a 45 palestinos y ofrece habitaciones compartidas desde 30 dólares (28,4 euros), frente al gris deprimente del muro israelí que, paradójicamente, es uno de sus principales encantos.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0