Buscar

El equipo aumenta la autoestima para luchar por el tercer puesto

EFE
26/04/2009 - 14:00

Valencia, 26 abr (EFE).- El Valencia consiguió una gran dosis de autoestima en el encuentro que empató el sábado en Mestalla ante el líder Barcelona de cara a las cinco jornadas finales del campeonato, en las que tratará de conseguir la tercera posición de la tabla y evitar la fase previa de la próxima edición de la Liga de Campeones.

El partido se presentaba a priori como un puerto de montaña de extrema dureza para el equipo que entrena Unai Emery, pero tras noventa minutos de juego, tanto el técnico como los jugadores valencianistas consideraron que el partido estuvo más cerca de decantarse a su favor que de concluir con victoria visitante.

El Barcelona se adelantó en el marcador a mitad del primer tiempo, pero el Valencia remontó antes del descanso y el empate definitivo llegó a cinco minutos del final, tras un segundo periodo de dominio territorial del Barcelona y contragolpes del Valencia.

A priori, el encuentro ante el líder de la Liga era el más complicado que debía afrontar el Valencia en el tramo final de la competición, aunque esta circunstancia no presupone que el calendario del equipo sea fácil a partir de ahora.

Tras visitar al Espanyol en lucha por la permanencia, el Valencia recibirá al Real Madrid, el otro aspirante al título, viajará para medirse a dos rivales directos en sus objetivos como son el Atlético de Madrid y el Villarreal y cerrará el torneo con la visita a Mestalla del Athletic Club de Bilbao.

Con su empate ante el Barcelona, el Valencia ha aumentado a siete los partidos que lleva sin perder, en los que ha sumado diecisiete de los veintiún puntos disputados, ya que su última derrota se produjo hace casi dos meses en su visita al Numancia en Soria.

Además, el equipo de Mestalla fue capaz de marcar dos goles a un rival como el Barcelona que llevaba siete partidos sin recibir un tanto.

En cualquier caso, el principal activo con el que cuenta ahora el equipo es el de su dinámica de buen juego y buenos resultados, mucho más que el de la diferencia clasificatoria con los equipos que le rodean, ya que tanto el Sevilla, que le precede en la tabla, como los que le persiguen todavía van a tener muchas opciones en un final de torneo plagado de enfrentamientos directos.

En el capítulo de aspectos negativos destaca desde hace muchos meses el de las dificultades del Valencia para mantener la portería a cero, ya que a estas alturas de la competición tan sólo en uno de sus últimos veintiún partidos lo ha conseguido.

Desde el empate a cero del Sevilla-Valencia jugado el 22 de noviembre de 2008, el equipo ha recibido goles en todos los partidos de Liga que ha disputado, excepto el Racing-Valencia de hace un mes, que concluyó con una victoria por 0-1.

Esta situación se agrava en Mestalla, donde el equipo no mantiene su portería a cero desde que ganó por 4-0 al Numancia hace seis meses, en octubre de 2008. En este tiempo ha recibido veinticuatro goles en trece partidos, lo que supone una media próxima a los dos tantos por encuentro.

Esta endeblez defensiva en Mestalla ha sido el talón de Aquiles del equipo, que ha recibido veintiséis goles en casa en esta Liga, lo que le aproxima, a falta de dos partidos como local, a su peor registro histórico que se alcanzó la temporada pasada con 31 dianas en contra.

A pesar de este elevado número de goles, la mejoría ofrecida por el Valencia en su fútbol defensivo, al menos en los dos últimos partidos, se ha notado, con menos errores en la retaguardia y menos opciones de gol para sus rivales.

Por contra, el Valencia ha marcado en todos los encuentros disputados en el año 2009, excepto uno, el perdido en Pamplona por 1-0 ante Osasuna.


Otras noticias

Contenido patrocinado