Buscar

elSuperLunes
¡Ya es elSuperLunes! Con sólo un clic, descargue gratis su edición de elEconomista

Valencia: el 'culebrón accionarial' cumple una semana con grandes incógnitas sin resolver

Efe
12/07/2009 - 13:36

El culebrón accionarial que vive el Valencia en los últimos días cumple una semana de pactos, dudas, anuncios, promesas, revelaciones, dimisiones, escuchas, grabaciones y denuncias, pero sin que ninguna de las grandes incógnitas en torno al futuro de la entidad haya quedado medianamente resuelta.

Preguntas sobre la titularidad de las acciones que componen la mayoría del capital social en manos de la empresa Inversiones Dalport o sobre la continuidad del ex máximo accionista del club, Juan Soler, en el proyecto, no tienen por el momento respuesta.

Tampoco se conoce si el ex presidente Vicente Soriano, cabeza visible de la operación, ha vendido títulos y si lo ha hecho en qué número y hasta se desconoce el futuro del delantero David Villa, cuya continuidad en el club no está garantizada.

El sábado 4 de julio trascendió que un grupo inversor había adquirido un paquete de acciones del club que superaba el cincuenta por ciento del total del capital social y que Vicente Soriano, presidente del Valencia hasta un mes antes, estaba al frente de la operación.

El paquete aglutinaba acciones del hasta entonces máximo accionistas Juan Soler, que tenía el 37 por ciento, de Vicente Silla (cuatro por ciento) y del propio Soriano (más del diez por ciento).

La 'maniobra' de Soriano

El lunes Soriano pidió a Manuel Llorenmte, presidente del club desde el 7 de junio, que convocara una junta general extraordinaria de accionistas para cambiar el consejo de administración y anular la ampliación de capital social que iba a empezar dos días después.

Soriano apuntó las líneas maestras de un proyecto, que iba a resolver los problemas del Valencia gracias a una aportación de quinientos millones de euros que permitirá no tener que vender jugadores, retomar las obras paradas del nuevo estadio y dejar a cero las deudas que mantiene la entidad, aunque declinó entrar en los detalles del programa de actuación.

El Valencia, por su parte, no se ha pronunciado sobre cuando se celebrará la junta y ha afirmado que el proyecto de Soriano, al que le reconoce la mayoría accionarial, despierta "dudas razonables" sobre "su viabilidad, credibilidad y solvencia", según palabras de Llorente.

La grabación y posterior publicación de una conversación entre Soriano, el presidente de Inversiones Dalport, Víctor Vicente Bravo, y el conseller de Inmigración de la Generalitat, Rafael Blasco, mantenida en un despacho de abogados y la dimisión de José Pastor, secretario del consejo de administración del club, son los dos últimos episodios, hasta el momento, de un culebrón que parece apenas haber comenzado.

Razón social en un chalet

Entre las preguntas todavía sin respuesta se encuentra la de las actividades de Inversiones Dalpor, una empresa de capital extranjero que en el momento en que entró en escena no tenía página web y su razón social estaba en un chalet próximo a Madrid.

Cuando hubo página web se supo a empresa que posee el 50,3% del capital social del Valencia, se dedica "a la gestión e implementación de activos corporativos", gracias a sus "activos financieros" tasados en 28.500 millones de dólares, cantidad de cuyo origen poco o nada se sabe.

Tampoco se conoce por qué este grupo rechaza la ampliación de capital y no ha querido entrar en el club a cambio de 46 millones de euros, cantidad con la que habría adquirido el cincuenta por ciento que le corresponde en la ampliación de capital social de la entidad.

Otra de las incógnitas es si se ha producido la desvinculación definitiva del club de Juan Soler, así como las condiciones de pago de las transacciones de títulos entre grandes accionistas, aunque estas operaciones quedan en el entorno de la privacidad de los que han participado en ellas.

La escucha de la conversación entre Blasco, Bravo y Soriano también abre dudas. Soriano ha decidido acudir a los juzgados a presentar una denuncia al considerar ilegal la grabación, al igual que ha hecho el despacho de abogados donde ésta se produjo, mientras que Blasco ha restado importante a la conversación y a la ceñido al ámbito de su privacidad.

Bancaja, a la espera

Bancaja, el principal acreedor del Valencia, no ha recibido signo alguno de las intenciones del nuevo grupo inversión y las instituciones transmiten el mensaje de que su relación formal con el club se va a producir a través del consejo de administración.

Pese a ello, la alcaldesa de la ciudad, Rita Barberá, se quedó "atónita" al conocer la operación, sensación generalizada entre accionistas y aficionados, que en estos momentos están convencidos de que sólo ha visto los primeros capítulos del culebrón y que la parte sustanciosa de la trama está por llegar.


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 1

#1
12-07-2009 / 12:56
Yo mismo
Puntuación 4

Esto no es un club. Es un puticlub