Buscar

cultura
Muere Verne Troyer, el actor que encarnó a Mini Yo en las películas de Austin Powers

Schuster ya sólo puede pensar en la Liga tras su eliminación en Europa

AFP
6/03/2008 - 16:52

Bernd Schuster, que vive su primera temporada al frente de un gran club europeo, el Real Madrid, mostró el miércoles sus limitaciones tácticas frente a la Roma, verdugo del equipo blanco en octavos de final de la Liga de Campeones, por lo que sólo aspira ya a la Liga española.

El entrenador alemán, de 48 años, aún más austero que su predecesor Fabio Capello en rueda de prensa, negó lo evidente tras el partido: el Real no estuvo a la altura y fue eliminado por un equipo disciplinado, que jugó como un conjunto superior.

Schuster, ya fuera por provocar a la prensa española que parece no gustarle o para no machacar a sus jugadores, no reconoció la derrota del miércoles en el estadio Santiago Bernabéu (2-1 para la AS Roma).

"Para mí esto no es una derrota, el balón no quería entrar y hasta 0-1 el partido era nuestro", aseguró a los medios tras el encuentro, lamentando la expulsión de Pepe (71) y la lesión de Michel Salgado (64).

Mala suerte y lesiones. Al menos esta vez, el técnico alemán no arremetió contra el árbitro del partido, uno de sus blancos preferidos en la Liga española. El griego Kyros Vassaras estuvo "muy bien", según Schuster, que había llevado hasta la final de la Copa del Rey al modesto Getafe la pasada temporada.

Involuntariamente o no, el presidente 'merengue', Ramón Calderón, que también asumió su parte de responsabilidad en la eliminación del Real de la Liga de Campeones, (objectivo N.1 del club esta temporada), envió un mensaje claro a su entrenador: "Es indudable que es un fracaso, eso no se puede negar. Es verdad que no teníamos jugadores importantes, pero un equipo grande no puede quejarse ni de las lesiones, ni de los árbitros, ni de la mala suerte".

Schuster tiene a su favor el liderato en Liga con cinco puntos de ventaja sobre el segundo, el FC Barcelona.

Pero el pasivo también pesa: tres títulos perdidos (Supercopa, Copa del Rey y Liga de Campeones). Y algo preocupante para el futuro, no ha sabido armar un equipo base, aunque es verdad que se ha visto limitado por las lesiones de larga duración o repetidas de varios jugadores, entre ellos, Pepe y Robben.

El Real Madrid, que no obstante ha mostrado también de lo que es capaz en Liga (5-0 al Villarreal, 5-1 al Valence, 7-0 contra el Valladolid), tampoco tiene un sistema claro, apoyando prácticamente todo su juego en sus individualidades (Robinho, Guti, Sneijder) más que una dinámica de grupo.

El miércoles frente a la Roma, Schuster sacó como titulares a sus dos centrocampistas recuperadores "destructores", Mahamadou Diarra y Fernando Gago. Resultado: los dos jugadores se molestaron a menudo, llegando incluso a chocar en un momento del partido, dejando un peligroso balón a los romanos justo en la frontal del área.

El Real, también por falta de bandas (Robben, Sergio Ramos) se obsesionó con entrar por el centro, en un día en que no tenía a Ruud van Nistelrooy.

Por último, los cambios de Schuster fueron ineficaces. Hizo entrar al lateral izquierdo Royston Drenthe por Diarra y después a Roberto Soldado por Julio Baptista. Ninguno de los dos "nuevos" tuvo una influencia notable.

El delantero franco-argentino Gonzalo Higuaín, decisivo en la recta final de la temporada pasada, ha desaparecido casi totalmente del equipo y, una vez más, se quedó en el banquillo.

sgi/gr/dr

Otras noticias

Contenido patrocinado