Buscar

ÚLTIMA HORA:
Atentado terrorista en Barcelona: al menos 13 muertos tras un atropello masivo en las Ramblas (21:09)

Ronaldinho de Assis, amargo 28 aniversario

EFE
21/03/2008 - 12:07

Barcelona, 21 mar (EFE).- El brasileño Ronaldo de Assis Moreira 'Ronaldinho' cumple hoy 28 años justo en un momento en el que el jugador del Barcelona se encuentra sumido en una profunda crisis deportiva y emocional, hasta el punto de que ha pasado de ser el indiscutible número uno a una pieza prescindible para el entrenador, Frank Rijkaard.

Ronadinho, natural de Porto Alegre, ha vivido el ascenso meteórico hacia el estrellato con la misma velocidad que ha padecido el descenso de popularidad y reconocimiento tanto en el FC Barcelona como en la selección brasileña.

Con 28 años, con contrato con el Barça hasta el 30 de junio del 2010 y una cláusula de rescisión de 125 millones de euros, el que fuera astro del fútbol mundial vive una situación muy complicada.

No quedan lejos la celebración de su 24 cumpleaños, cuando un gol suyo ante la Real Sociedad en el último minuto, y tras una lanzamiento de falta, dio la victoria al Barcelona, o cuando justo un año después realizaba estas contundentes declaraciones: "Aún soy joven y tengo mucho que mejorar. Dicen que la plenitud como futbolista llega a los 28 años y yo estoy muy contento, porque aún me queda bastante tiempo para llegar y mucho que aprender".

A los 26, tras una victoria del Barça contra el Getafe (3-1) se encaminaba a disfrutar hasta altas horas de la noche de su cumpleaños en una fiesta que se alargó hasta la salida del sol, y tras la cual nadie le recriminó absolutamente nada. Con 27, Ronaldinho se mostraba feliz en el Barça, y era la época en la que todo el mundo seguía enamorado de él, incluso los medios destacaban que estaba deshojando la margarita para optar por el Milán o por el Chelsea del poderoso Roman Abramovich.

Todos tenían apetito de Ronaldinho y su 'caché' era indiscutible. Justo un año después, al llegar los 28 años con los que pensaba que alcanzaría la plenitud futbolista, Ronaldinho es una caricatura de la estrella que deslumbró al fútbol mundial con la camiseta del FC Barcelona. Aparcado en la Ciudad Condal en el partido de la vuelta de las semifinales de la Copa del Rey, el Ronnie de hoy es la viva imagen de la impotencia.

Nadie entiende qué ha podido suceder con este inmenso jugador que de la noche a la mañana ha caído incomprensiblemente en un pozo del que no ha podido o sabido salir. Mientras los resultados han acompañado al Barça, la vida algo desordenada del jugador lejos de los campos de fútbol ni se ha tenido en cuenta en el club, aunque sus dirigentes ya expresaban en entornos privados bastante preocupación por el jugador y por alguno de sus compañeros.

Ha sido el encadenamiento de malos resultados, falta de títulos y las peores expectativas de éxito esta temporada que han motivado un cambio de planteamiento en la entidad barcelonista respecto a su pieza más valiosa y codiciada; el club ha dejado de protegerle y de justificarle ante la opinión pública.

En poco más de un mes, el Barcelona ha pasado de hablar con toda la naturalidad de una posible ampliación de contrato, en palabras de su vicepresidente de economía, Ferran Soriano, a poco menos que repudiarle.

Ha sido esta semana cuando el club ha dicho "basta". El pasado lunes el jugador participó en una suave sesión de entrenamiento. Justo a los seis minutos se marchó al vestuario y alegó unas molestias musculares. El Barça le realizó pruebas y emitió un comunicado médico sin precedentes; el jugador no tenía ninguna lesión.

El entorno del brasileño criticó que se hiciese público el contenido de dichas pruebas, a pesar de que la nota contenía un faldón en el que se podía leer que dicho comunicado se publicaba con el consentimiento del jugador. ¿Represalia de la junta directiva? El caso es que la medida ha calado hondo en parte de la afición azulgrana, a tenor del caldo de cultivo que se ha generado en los foros barcelonistas, en los que la carga contra el jugador ha sido devastadora.

Para otro sector, la medida del Barça no ha sido más que un gesto para que el barcelonismo hablase del jugador, quien no participó en el Almería-Barcelona (2-2), en lugar de debatir por qué el conjunto catalán sólo ha ganado uno de los últimos nueve puntos en la Liga y ha desperdiciado por segunda vez esta temporada alcanzar al líder.

Llegado a este punto de desencuentro entre el Barça y el jugador, pocos confían en el resurgir del que fue distinguido como mejor futbolista del mundial. Después de haber participado sólo en 26 de los 44 partidos que ha disputado esta temporada el Barcelona, es difícil encontrar barcelonistas que alberguen la esperanza de que Ronaldinho empujará al club en la recta final.


Otras noticias

Contenido patrocinado