Buscar

elSuperLunes
¡Ya es elSuperLunes! Con sólo un clic, descargue gratis su edición de elEconomista

El Barça de Rijkaard empieza en Alemania a jugarse su última baza para el éxito

1/04/2008 - 17:01

El FC Barcelona afronta hoy (20.45/Antena 3) en Alemania, ante el Schalke 04, el primer asalto de los cuartos de final de la Liga de Campeones, un partido que puede condicionar su futuro y que se presenta como la última oportunidad de mantenerse con opciones de éxito para el equipo que dirige Frank Rijkaard, muy cuestionado después de la derrota ante el Betis (3-2) que ha vuelto a descolgar al Barça de la pelea por el título de Liga.

BARCELONA, 1 (EUROPA PRESS)

Los azulgrana llegan a este cruce sin Ronaldinho, Messi ni Deco, entre otros, y en uno de los momentos más delicados del curso, después de haber sufrido dos golpes difíciles de encajar en apenas 10 días: fue eliminado de las semifinales de la Copa del Rey la semana pasada y acaba de alejarse otra vez del Real Madrid en la Liga, en la que vuelve a estar a siete puntos y, además, perdiendo la segunda posición, ahora ocupada por el Villarreal.

La derrota ante el Betis y, sobre todo, la mala imagen ofrecida en Sevilla, donde desaprovechó un 0-2 y se dejó remontar en el segundo tiempo, han vuelto a situar a Rijkaard en el punto de mira de los medios y de un sector de la directiva, e incluso ha aparecido el nombre de Pep Guardiola, técnico del filial, como posible relevo del holandés en una solución de urgencia para acabar la temporada en caso de que haya otra debacle en Alemania.

Ya se da por seguro que Rijkaard y Ronaldinho se irán del Barcelona y que la directiva renovará la plantilla a final de curso, por lo que se vislumbra el final de un ciclo y la 'Champions' es la única baza para no sumar un segundo año sin títulos. En Gelsenkirchen, le espera una prueba ante un equipo teóricamente más débil, pero de empuje y peligroso en las jugadas por alto y a balón parado, que han condenado al Barça en los últimos tiempos.

Rijkaard recupera para este encuentro a dos importantes piezas de su esquema defensivo, Gabi Milito y Rafa Márquez, éste después de más de un mes de baja por un edema óseo en el pie derecho (no juega desde el 20 de febrero, 2-3 en Glasgow). Así, el Barcelona puede formar con la defensa que le ha funcionado mejor esta temporada: el argentino y el mexicano como centrales, Puyol en la posición de lateral derecho y Abidal por la banda izquierda.

En la media y en ataque, podría repetir el equipo de Sevilla: Touré, Xavi, Iniesta, Bojan, Eto'o --pese a que tiene una contractura muscular-- y Henry. Al Barça le toca dar la cara ante un rival que tiene cita con la historia, pues nunca había llegado a los cuartos de final en la Liga de Campeones (sólo una vez en la antigua Copa de Europa a finales de los años 50 y cayendo ante el Atlético de Madrid), y que jugará sin la presión de quien sabe que no parte como favorito.

KURANYI, PRINCIPAL AMENAZA DE UN EQUIPO PELIGROSO A BALÓN PARADO

El Schalke marcha tercero en la Bundesliga por detrás del Bayern Múnich (líder con nueve puntos más) y el Hamburgo, y se plantó en los cuartos después de eliminar al Oporto en los penaltis en la anterior ronda y de superar la fase de grupos junto al Chelsea y dejando fuera al Valencia. Ante el Barça, se enfrenta ahora por primera vez en la historia y espera el calor de su afición, que llenará el moderno Veltins Arena (61.481 espectadores).

Su mayor logro en Europa es la Copa de la UEFA de la campaña 1996/97 y también figuran en su palmarés dos Copas Intertoto (2003 y 04). El Schalke es un clásico del fútbol alemán que vivió su mejor época en los años 30 y, pese a que en los últimos años había sido un habitual en la lucha por el título, no gana la Bundesliga desde la temporada 1957/58. En total, ha conseguido siete veces el campeonato germano y cuatro ediciones de la Copa.

Su actual goleador es el internacional germano Kevin Kuranyi. El Schalke suele crear problemas en las jugadas a balón parado y marca muchos goles en este tipo de acciones, aprovechando las cualidades de Kuranyi en el remate y también la altura de sus centrales el brasileño Marcelo Bordon y el internacional alemán Heiko Westermann. Sus otros delanteros peligrosos son el alemán de origen ghanés Gerald Asamoah y el turco Halil Altintop.

El técnico Mirko Slomka cuenta con la baja por lesión del croata Ivan Rakitic, joven volante de 20 años que está causando sensación en la Bundesliga, y tampoco puede contar con otro de sus titulares en la media, Jermaine Jones, que está sancionado. De cara a la vuelta, el Schalke tiene apercibidos de sanción a cuatro jugadores (Kuranyi, Bordon, Rafinha y Grossmüller), mientras que, por el Barça, lo están Touré y el lesionado Messi.

El Schalke es el equipo menos goleador de los ocho cuartofinalistas de la Liga de Campeones --sólo seis tantos en ocho partidos-- y, en la Bundesliga, suma 53, de los que más de la mitad llegaron en la primera media hora de juego. El Barcelona, por su parte, es el que más chuta a portería (63 veces), el que más saques de esquina a su favor ha tenido (67) y el que ha obtenido una mayor posesión de balón de promedio (60 por ciento).

En todo caso, al Barcelona, en este momento, más allá de la necesidad de mejorar su juego, no le vale otra cosa que ganar, sea como sea, o al menos conseguir un empate con goles de cara al partido de vuelta en el Camp Nou (el próximo 9 de abril) para no agravar la crisis deportiva en que se encuentra. Los azulgrana sólo han ganado dos de sus ocho últimos partidos en las distintas competiciones, frente a cuatro derrotas y dos empates.

Otras noticias

Contenido patrocinado