Buscar

La República Checa fulmina a Suiza con polémica incluída

Efe
7/06/2008 - 19:55
Sverkos celebra el primer gol de la Eurocopa.

La Repúblia Checa ha conseguido la victoria en el encuentro inaugural de la Eurocopa, tras batir por 0-1 a la anfitriona Suiza. Sverkos anotó el único tanto de un encuentro que acabó con polémica, con una clara mano del checo Ujfalusi dentro de su área, que no indicó el colegiado.

Los checos, con un fútbol aseado y un golpe de buena fortuna, tuvieron suficiente para acabar con el animoso equipo local que, sin excesivos alardes, llevó el peso del partido y tuvo las mejores ocasiones, como un remate al palo en el minuto 89 de Johan Vonlanthen, un delantero de origen colombiano.

El mejor equipo de la fase de clasificación

Además los suizos vieron como su mejor jugador en el primer tiempo, el capitán Alexander Frei, tuvo que retirarse después de una acción con Zdenek Grygera y el ataque de los de Köbi Kuhn se resintió en exceso. La República Checa debe haber sobrepasado el umbral entre los buenos y los grandes equipos, visto lo ofrecido hoy. Los buenos equipos pueden o no ganar, los grandes equipos tienen suficiente con poco para llevarse el triunfo, y el equipo checo, semifinalista en la última Eurocopa y el mejor en la fase de clasificación, no desaprovechó la ocasión que hoy le brindó Suiza.

El tanto fue conseguido por Sverkos, que hoy jugaba su tercer partido con la selección. Salió por Jan Koller y se encontró con un balón después de un par de malos rechaces de los locales y un servicio inesperado de uno de los centrocampistas. Sverkos, jugador del Banik Ostrava, controló y marcó con la tibia, ante la desesperación de los seguidores locales, que habían visto cómo las mejores ocasiones habían sido y serían para los helvéticos.

Fútbol espeso

El partido ofreció poco fútbol y menos ideas. Empeñados en aprovechar el error del rival, ni Suiza ni la República Checa se decidieron a dar un paso al frente para llevar la voz cantante en el partido y por eso el espectáculo se resintió. Si a eso se le añade que Alexander Frei, el mejor jugador del partido en los primeros 45 minutos, al menos el que más veces lo intentó, tuvo que ser sustituido en el descanso, la composición de lugar está hecha.

Los checos, la sensación de la fase de clasificación, parecían un equipo chapado a la antigua. Muchos centrocampistas y un boya (Jan Koller) para un fútbol plano, donde solo Libor Sionko, por la derecha, intento pelearse con Ludovic Magnin e intentar colgar algún balón para el nueve de su equipo. De los checos, lo único destacable fue su defensa, una línea de cuatro (Grygera, Ujfalusi, Rozehnal y Jankulovski). Todos ellos han pasado por el 'Calcio' y demostraron oficio, sin más. Y de la joven guardia suiza, las noticias llegaron por medio de Tranquilo Barnetta. El centrocampista del Bayer Leverkusen fue quien surtió de balones a Frei prácticamente en todas las aproximaciones de los helvéticos ante la meta de Cech. Así el capitán de los suizos llegó a rematar hasta en tres ocasiones, en dos de ellas (m.21 y m.36), Cech evitó que antes del descanso, Suiza ya se hubiera adelantado.

Cambio de planes

Kuhn tuvo que cambiar de planes con la lesión de Frei. Puso en juego a Yakin, pero ya no era la misma, porque la referencia de Mario Streller no era válida delante. Sin embargo, Suiza apretó y pudo adelantarse por medio de Yakin (m.66) en un remate cercano y sin marca. Después llegó el tanto de Sverkos en el único remate entre los tres palos de su equipo en todo el partido y a los helvéticos les costó reaccionar. Cuando se decidieron rescatar un punto, no era demasiado tarde. De hecho, en una doble ocasión de Barnetta y de Vonlanthen, Suiza pudo equilibrar el partido en el minuto 80, pero el tiro del centrocampista del Red Bull dio en la cruceta. Al final, la República Checa, que acabó encerrada en su área, se llevó la victoria. A veces con poco, basta.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0