Buscar

Cambio de ciclo en el fútbol europeo

Agencias
23/06/2008 - 13:29

La eliminación de Italia, la salida previa de Francia y la pésima imagen dada por Grecia, la peor selección de la Eurocopa, han cambiado el mapa del fútbol europeo, que ahora mira al sorprendente equipo ruso de Guus Hiddink y al juego de la selección española como referentes.

Lo que sirvió hace dos años, en el Mundial, se ha quedado viejo en esta Eurocopa, donde sólo Alemania, que apostó con Joachim Löw por dar continuidad al proyecto que había empezado Jürgen Klinsmann, mantiene el tono.

Italia se agarra a la mala fortuna en la tanda de penaltis para justificar su eliminación, pero esa misma suerte fue la que le dio el título mundial dos años antes.

Censuran a Roberto Donadoni los experimentos, que abandonase la tradición (defensa-contragolpe-1 a 0 y victoria) y ya se adelanta su futuro.

Pese a que el técnico italiano ha asegurado que no piensa dimitir, en la prensa ya se habla del regreso de Marcello Lippi y de que el despido de Donadoni le costará 600.000 euros a la Federación Italiana.

Su paso por la Eurocopa ha sido decepcionante. Goleada por Holanda (3-0), sobrevivió a la fase de grupos gracias a un penalti detenido por Buffon ante Rumanía (1-1) y, sólo ante Francia (2-0), mejoró su imagen.

En los cuartos de final, demostró que sin Andrea Pirlo es un conjunto plano, que se limitó a defender confiando en su buena estrella. Esta vez le fue esquiva.

Peor le fue a Francia, la subcampeona mundial que concluyó última de su grupo. A Raymond Doménech, como a Donadoni, ya le buscan sustituto, pese a que el técnico francés tampoco ha querido dimitir y jugó la carta del anuncio de su boda en directo, nada más ser eliminado, como táctica de distracción.

Las renuncias de Thuram y Makelele han sido el comienzo de la desbandada de una exitosa generación que se estiró mucho más de lo que debía. El tiempo ha demostrado que sin el genio de Zidane difícilmente podrían haber llegado a la final del Mundial.

El recambio parece que será Didier Deschamps, el líder dentro del vestuario del equipo que conquistó el Mundial en 1998, que llega avalado por el propio Zidane.

El caso de Grecia, al contrario, no es más que la confirmación de que su triunfo en la Eurocopa de Portugal, hace cuatro años, no fue sino un accidente.

Ahora, ya no sirve sólo con defenderse. Se ha ido de Austria sin sumar punto alguno, como el peor conjunto del torneo, y su técnico, el alemán Otto Rehhagel, tan sólo cuenta con el apoyo de su federación. Ni los jugadores, que le reclamaron un esquema menos temeroso, creen ya en su fórmula.

Portugal, por último, da por cerrada la etapa de Luiz Felipe Scolari con una sensación agridulce.

El fútbol portugués se queda sin nada, cuando pareció que, por fin, podría entrar en la elite. El segundo puesto en el anterior europeo, el cuarto del Mundial y tener a Cristiano Ronaldo, el mejor jugador del momento, eran motivos suficientes para aspirar a algo más que a los cuartos de final.

En el momento decisivo, sin embargo, ni apareció Ronaldo ni Portugal supo competir contra Alemania, la única de las "grandes" que mantiene sus expectativas de éxito.

La Federación Portuguesa sólo ha anunciado que el sustituto de "Felipao" que se va al Chelsea, será un entrenador que "hable portugués".

De los cuatro primeros del Mundial 2006, sólo Alemania permanece, de los cuatro primeros de la Eurocopa 2004 (Grecia, Portugal, la República Checa y Holanda) no hay ni rastro. El cambio de ciclo está servido.


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0