Buscar

El Schalke se queda a un gol de la campanada y abre más la herida de un Real Madrid decepcionante

10/03/2015 - 22:36 | 22:57 - 10/03/15
Más noticias sobre:
Cristiano celebra uno de sus goles al Schalke 04. Imagen: EFE.

El Real Madrid está en cuartos de Champions, pero sigue absolutamente a oscuras. El partido ante el Schalke, que se imaginaba la cita perfecta para lamerse las heridas, se convirtió en un susto de muerte para los blancos, que se ganaron la pitada del respetable y una nueva derrota que abre más la herida. El doblete de Huntelaar y los goles de Sané y Fuchs estuvieron a punto de ajusticiar al vigente campeón de Europa.

Los de Carlo Ancelotti fueron durante muchos minutos propiedad de un Schalke que dominó toda la primera parte el balón y tuvo la iniciativa, mostrando las carencias de un equipo que sigue partiéndose por la mitad, que mantiene su apagón de ideas cerca del área rival y una fragilidad defensiva preocupante (es la primera vez dese hacía 15 años que encaja cuatro goles en Champions en el Bernabéu). La sensación es que si hubiese sido otro el rival, el Real Madrid habría podido viajar en el tiempo a 2010, último año en que cayó en octavos. No se espera la misma suerte para cuartos.

Aún así, el Schalke 04 tuvo motivos para la esperanza. Muchos. Casi desde el inicio, los de Di Matteo decidieron apoderarse de la pelota, y lo consiguieron sin que los blancos rechistasen. Un par de acercamientos de Benzema, y monólogo minero. El problema de los alemanes es que contaban con un quintacolumnista: Choupo-Moting. El camerunés erró varias contras surgidas a raíz de la pasividad de la defensa blanca, pero a eso se sobrepuso su equipo.

Meyer, Huntelaar y la profundidad de los laterales comenzaron a atenazar a los locales. Cualquier jugador de azul recibía y tenía ante sí metros y metros de pradera. Pasó lo que tenía que pasar: centro desde la derecha, que llegó al otro lado del área para que Fuchs, libre de marca, aprovechase las vacaciones de Arbeloa y las manos blandas de Casillas. Fue un aviso, y Cristiano reaccionó con un gol de cabeza a la salida de un córner.

En otro partido y otro tiempo, esto habría sido el fin del duelo y la eliminatoria, pero no. El Schalke siguió mandando, encontrando espacios y generando peligro. Bale y Cristiano lanzaron dos disparos con mala intención, pero los germanos volvieron al ataque. Varane y Casillas estuvieron a punto de autoinflingirse un gol,  a los dos minutos Huntelaar estrellaba el balón en la escuadra, y en el 42', el holandés remataba a gol un rechace de Iker al tiro de Fuchs. Antes del descanso, y con el preludio de un tiro de Khedira, Cristiano igualaba con otro cabezazo.

Con Modric calentando y el empate en el marcador, muchos tuvieron en su mente que el partido, ahora sí, estaba acabado. El gol de Benzema ayudó a ello. Impresionante baile del galo dentro del área, primero cogido de la mano con Nastasic y después con Fuchs. Cuando se quedó sin pareja, decidió hacer el 3-2. Fueron minutos de relativa tranquilidad para el Real Madrid, con más balón y menos sobresaltos. Duró poco, y la premonición de que el paseo había empezado, también.

En el 57', Sané cogía el balón en la frontal y la ponía con efecto en las mallas, dejando una vez más a Casillas con la cara colorada. Mención aparte para Coentrao, que le dejó disparar y hasta le habría permitido hacerse la cena en la frontal. Ya con Modric en el tapete, quiso el Real Madrid ganar el esférico, pero no lograba tapar las vías de agua. A las ocasiones de Arbeloa y Kroos respondieron el centro chut de Barnetta y un disparo desviado de Meyer. Isco, en el 83', pudo hacer el 4-3 con una de sus rosquitas, pero pasó lo contrario.

El gol de Huntelaar no fue un susto, sino un infarto en toda regla. El Bernabéu enmudeció cuando el rechace de Modric le llegó al '25', que fusiló arriba, con la ayuda del larguero. El Real Madrid entró en estado de histeria colectiva. Y paradójicamente, apareció Iker. El de Móstoles se estiró para despejar un disparo de Sané y también tapó el tiro de Höwedes, evitando la debacle y, quién sabe, la cabeza de Carlo Ancelotti.

El Schalke nadó para morir en la orilla, al Real Madrid el agua le comienza a llegar al nivel del cuello. De momento, Ancelotti no encuentra el chaleco salvavidas.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 8

#1
10-03-2015 / 23:54
asin asin
Puntuación 2

No se si se va antes Ancelotti o Varudakispopulus

#2
10-03-2015 / 23:58
dulzaina
Puntuación -2

si pero lo importante es pasar.......

señores del economista les redactan las opiniones desde la mismisima Barcelona??

#3
11-03-2015 / 00:00
kfr
Puntuación 5

El portero del R.Madrid, está fuera de sus casillas.

#4
11-03-2015 / 03:26
el nem del inem
Puntuación 6

Para el 2, para tu información, los periodistas que trabajan en este diario, son casi todos del Real Madrid. El hecho de que metan caña a su propio club es porque le exigen el maximo a su club, como buenos aficionados que son. Por cierto, yo soy antimadridista, pero, me gustan los aficionados objetivos, y parece que aqui, lo son.

#5
11-03-2015 / 03:33
el nem del inem
Puntuación 2

Para el 2 otra vez, tienes razón, es importante pasar, pero, tambien es muy importante la imagen que puedan dar en el campo y fuera de el los propios jugadores, y el Real Madrid, ultimamente esta dejando a sus aficionados una imagen pesima, ya que los jugadores no lo estan dando todo en el campo. El aficionado paga por ver espectaculo, y para el, esa es la maxima prioridad, por encima de los resultados.

#6
11-03-2015 / 08:53
Anonimo
Puntuación 0

Si no se presentan el dia 22 en el Camp Nou solo pierden por 3-0. Hay que valorar eso.

#7
11-03-2015 / 11:15
marquista
Puntuación -1

Cuanta ignorancia futbolística... la mayoría de equipos tienen un rendimiento que cambia a lo largo de la temporada, ¿cuantas veces ha estado el barsa acabado esta temporada?, ¿y el patético?

El Schalke está en cuartos de Champions por algo.

Parece que si no se ganan todos los partidos por 4 o 5 a 0 el Madrid es una caca.

#8
11-03-2015 / 14:25
piscineros en vivo
Puntuación 0

El que no empalma es el culero que ve llegar la decimo-primera