Buscar

La Pasión de Del Bosque

1/04/2015 - 19:57
Más noticias sobre:
Del Bosque, en el partido ante Holanda. Imagen: EFE.

España se llevó un nuevo golpe en el mentón. Otra vez con Holanda, aunque en un escenario diferente y en un contexto de menor competitividad. Pero eso no sirve de mucho. El cuadro de Vicente del Bosque sufre en todos los partidos con un mínimo nivel de exigencia, y lo que es peor, no tiene perfilada una personalidad, una idea perceptible. 'La Roja' es un equipo que deambula sin un carácter propio.

Cuesta hacer un análisis de esta nueva España sin parecer un oportunista y sin que parezca que toda apreciación negativa intente desprestigiar a una hornada de jugadores que tocó el cielo. Pero lo cierto es que ya han pasado nueve meses desde el desastre de Brasil, y ocho partidos con los que se pueden analizar ciertos aspectos.

Si nos basamos en el análisis por líneas, España sufre en las tres. En defensa, existe una fragilidad latente, combinada con una falta de contundencia (llámenlo intensidad) más necesaria que nunca en un equipo que se expone a contraataques por su forma de jugar al fútbol. A esto se une la inconclusa renovación de la portería.

Avanzando a la medular, la Selección ya no es el equipo que rompía líneas con sus mediapuntas y manejaba de forma eficiente el 'tempo' de los partidos. Cuesta fabricar las jugadas, se ha perdido la velocidad en la fluidez de balón y el conjunto no es imprevisible. Además, no controla los duelos cuando se le ponen a favor, valga el ejemplo del pasado viernes ante Ucrania.

Lo de la delantera es de 'Expediente X'. Diego Costa no encaja, y los debutantes no cambian nada el panorama: Alcácer, Rodrigo, Morata (al de la Juve habría que darle tiempo), Munir (que solo fue convocado para cubrirse ante Marruecos), Callejón, Juanmi, Nolito y Vitolo no crean ilusión. Ilusión, esa palabra que hace tiempo que no se vincula a 'La Roja'.

En paralelo a esto, hay que destacar la vulgarización de nuestro combinado. Demasiada clase media. Tomemos como muestra la última convocatoria, ¿de verdad jugadores como Mario Suárez, Juanmi o Raúl Albiol están para jugar con España? Es evidente que las pruebas y experimentos son necesarios cuando se quiere dar una vuelta de tuerca al equipo, pero si la revolución pasa por jugadores que no dan para competir a nivel de máxima exigencia, ésta se queda en agua de borrajas.

Aún quedan nombres para la esperanza, como Koke o Isco, jugadores que están todavía en proceso de crecimiento. Pero no hay sustitutos que igualen a Xavi, Iniesta (el de ahora ya no es el de antes) o Xabi Alonso. La pareja Ramos-Piqué es segura a priori, pero sin Puyol nunca la defensa española tuvo tanta seguridad. Tampoco se intuye un sustituto para David Villa. No hay iniciativa de Del Bosque en lo táctico, pero tampoco hay un relevo de garantías, o al menos eso parece en este momento.

Quizá lo más adecuado sea asumir que estamos abocados a otra etapa. Quizá debamos enfocar nuestros esfuerzos en la creación de jóvenes talentos y en pulir las joyas que están a falta de pulirse. Quizá aún no hemos asimilado que lo que vivimos entre 2008 y 2012 puede ser irrepetible y que, por lo tanto, las comparaciones carecen de validez. La única certeza que tenemos es que, haciendo nuestro el argot de Semana Santa, la Pasión de Del Bosque va para largo.


Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 2

#1
01-04-2015 / 22:10
Puntuación 1

Hola,

Totalmente de acuerdo con el post. La manera de jugar de Xavi Hernandez va a ser muy dificil que salga algo igual ... llevo muchos años viendo futbol, también jugue y este tio es único con el balon en los pies ..

#2
02-04-2015 / 09:28
pepe
Puntuación 0

Este señor tubo que haber domitido trás el fracaso en el mundial de Brasil,y por cierto no son los hjugadores los que tiene que decir que si abandonan o no la selección,para eso hay un seleccionador que este y te a tomar por el culo,en ninguna selección vi que sean los jugadores los que vallan sin llamarlos,tal aquí eso sea una excepción.Del Bosque dimite ya,hombre vete de una vez.