Buscar

Al Atlético le valen nueve minutos y una nueva siesta para ganar a la Real Sociedad

7/04/2015 - 22:09
Griezmann celebra el 2-0 marcado a la Real Sociedad. Imagen: Reuters.

A los nueve minutos de partido, el Atlético ya le había marcado dos goles a la Real y se preparaba para una merecida siesta de las de pijama y orinal. Los de Simeone seguirán una jornada más como terceros después de un encuentro sin historia en el que la mejor noticia, además de los tres puntos, fue el escaso esfuerzo para conseguirlos. Con el Real Madrid esperando dentro de una semana, cualquier porción de oxígeno cuenta.

El principio del partido fue como un amor de verano: corto, pero intenso. Arda disparó al palo tras un gran balón colgado por Koke y peinado por Tiago, y a los pocos segundos el '6' repitió una perfecta ejecución a balón parado (esta vez en un córner) y Mikel González introdujo la pelota en su propio marco. Como ante el Getafe y el Córdoba, salir entonado le benefició al Atleti.

A los pocos minutos, Arda disparó fuera, y en el 9' llegó la sentencia. Tiago disparó con potencia y Griezmann recogió el rechace de Rulli para hacer el gol 16 en Liga. El galo no lo celebró ante su exequipo, pero tiene motivos para la alegría: iguala su mejor registro en Liga y no para de crecer. El Atlético actual gira en torno a él.

Habían pasado solo nueve minutos, pero el partido llegó a su fin. Del amor de verano, el Atlético pasó a retozar solo en el césped y se dedicó a verlas venir, a dejar pasar el tiempo y a tomar aire para el carrusel de encuentros vitales que le espera. Lo aprovechó la Real durante varios minutos, y tuvo varios intentos tímidos canalizados principalmente a través del Chory Castro.

Pecó de mucha fragilidad en defensa la Real en los primeros minutos, y también tuvo problemas en el área rival. Dos disparos del Chory, uno de Canales...pero todo fueron balas de fogueo. Por el Atlético, Tiago pudo hacer el 3-0 en un córner y poco más.

La reanudación no significó cambio alguno. No sabemos si hubo charla de Moyes al descanso, pero en caso de haberse producido, fue estéril. La segunda parte fue un bendito aburrimiento para Simeone: su plan había salido a la perfección. Dio entrada a Raúl Jiménez (que no pudo aprovechar la media hora concedida por el escaso interés en malgastar esfuerzos del bloque) y se limitó a asistir desde la banda al transcurrir de los minutos. La tarea ya estaba cumplida.

Arda vio la única amarilla del partido (cosas del fútbol) y Oblak tuvo la oportunidad de apuntarse un mérito más al detener en una estirada impresionante una falta botada por Granero. Un día más en la oficina para un Atlético que encadena tres victorias seguidas para enderezar el rumbo y ganar salud de cara a un mes de abril que se antoja emocionante.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 1

#1
08-04-2015 / 09:13
Erre que Erre
Puntuación 1

Tiene gracia el pie de foto, precisamente lo que hizo Griezman fué NO CELEBRAR EL GOL que le marcó a su ex equipo