Buscar

Un Barcelona a medio gas golea al Almería a base de chispazos

8/04/2015 - 21:53 | 22:34 - 8/04/15
Suárez celebra con Messi uno de los goles anotados al Almería. Imagen: EFE.

Sin trucos de magia ni delicadezas. Con su versión más burocrática y pragmática, el Barcelona ganó a un Almería timorato y resta un partido más de cara al título. Messi, Luis Suárez en dos ocasiones y Bartra dieron a los de Luis Enrique la victoria y mantienen por una jornada más la distancia con el Real Madrid.

Desde el minuto uno, el Barcelona fue el dueño y señor del partido. Por iniciativa propia y por voluntad de un equipo, el Almería, que optó por atrincherarse en un espacio de diez metros. Antes las facilidades ofrecidas, los blaugrana se lo tomaron con calma, como con la seguridad de que algo ocurriría: tampoco había que forzar las circunstancias. Sin Neymar, Pedro tuvo su oportunidad, y fue el canario el que más lo intentó en los primeros minutos.

Un par de internadas desde la izquierda, un centro-chut que nadie se esforzó en rematar...al principio intentos tímidos que poco a poco fueron siendo más incisivos. Messi tuvo el primer disparo a puerta, y le siguieron Rakitic y Xavi, que la pegó picada con todo a favor. El Almería tuvo, no obstante, la más clara: tras un jugadón de Thievy que remató Wellington Silva fuera. Los andaluces desperdiciaron su ocasión. Messi no lo hizo lo mismo en su segundo disparo a puerta.

El argentino sacó el tarro de las esencias con un disparo con una rosca imparable, desde la frontal. Julián solo pudo poner buena cara ante las previsibles fotografías del momento del gol. Un chispazo, un gol, y ventaja al descanso.

La segunda parte no varió el trote cochinero de los de Luis Enrique, favorecidos ya por el marcador. Esta vez, no hubo que esperar para el segundo tanto, obra de Luis Suárez en una individualidad que escapó del aburrimiento. Desde el pico del área, se metió hasta el interior y la pegó con el alma: zurdazo arriba y 2-0. Si aún quedaba partido, eso fue el final.

Faltaba más de media hora, y los azulgrana se echaron la manta y disfrutaron del sesteo merecido. Luis Enrique dio entrada a Montoya y Rafinha, y Neymar siguió observando el partido desde ese banquillo que tan poco le gusta y que tantos enfados le genera.

Bartra prolongó el idilio del Barcelona con el balón parado gracias a un buen cabezazo y minutos después Thomas se quedaba sin un tanto de ensueño al anularle el colegiado un golazo de chilena por fuera de juego. Messi respondió con dos faltas directas que rondaron el gol, y cuando muchos ya estaban en los vomitorios con el sueño de evitar atascos, Pedro exhibió generosidad para regalarle el 4-0 a Luis Suárez, que sin hacer ruido lleva ya 10 en Liga.

Fue el broche a una misión completada con éxito. Restan ocho para los de Luis Enrique, que de momento, siguen teniendo el cuchillo por el lado del mango.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 1

#1
09-04-2015 / 07:39
Anciano
Puntuación 0

Esperemos que este equipo y los de su igual nacionalidad no jueguen la próxima competición española