Buscar

Piqué divide a la Nueva Condomina entre aplausos y abucheos

EFE.jpg
EFE
7/06/2017 - 22:56

Gerard Piqué es alguien que no deja indiferente a nadie y esta noche ha vuelto a quedar demostrado en el estadio Nueva Condomina, donde el defensa central del Barcelona ha dividido a la grada en el partido amistoso España-Colombia, pues miles de aficionados españoles le han pitado mientras que otros cuantos miles le han aplaudido y han coreado su apellido.

El azulgrana, casi siempre envuelto en la controversia por sus manifestaciones públicas, parece ajeno a la realidad que le rodea y se ha desenvuelto con la tranquilidad habitual en él cuando pisa el césped e incluso evitó una acción de claro peligro con un providencial despeje. La reacción del público cuando entra en contacto con el balón a priori no parece afectarle mucho.

Unos días después de que Dani Carvajal se acordase de él en la celebración del título de Liga del Real Madrid y tras poner el catalán más picante a la polémica recordando que el Real Madrid sacó un autobús a la calle para celebrar la consecución de una Copa del Rey en la época de José Mourinho como entrenador, este miércoles tocaba ver la respuesta de la afición con respecto al jugador del Barça, quien el martes ya recibió algún reproche de varios seguidores a su llegada al hotel de concentración en la capital del Segura.

Y el termómetro de Nueva Condomina registró aplausos y abucheos por partes iguales, algo a lo que Piqué se ha tenido que acostumbrar pero que no deja de ser un mal síntoma cuando la que juega es La Roja, se supone que la selección de todos los españoles, murcianos incluidos.


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.