Buscar

La verdad tapada tras la lesión de Bale: "Debí tomármelo con calma, tuve que ingerir muchos calmantes"

11/09/2017 - 11:57
Gareth Bale se lamenta tras fallar una ocasión ante el Levante. Imagen: Reuters

Gareth Bale ha comenzado con ésta su quinta temporada como futbolista del Real Madrid. Lo hace sintiéndose, por primera vez en mucho tiempo, vulnerable. Él y la BBC ya no son intocables. En su caso, ya no lo es por cuestiones como sus problemas físicos. Él los admite. Y también admite que no siempre ha tenido la mejor de las actitudes para recuperarse de ellos.

Lo cuenta él mismo en El País, en una entrevista en la que afirma que el curso pasado aceleró su regreso a la competición después de lesionarse de forma imprudente, por el ansia de estar jugando cuanto antes, lo que le llevó a consumir incluso más calmantes de los que quizá debería.

"Ahora pienso que debí haberme tomado más tiempo para recuperarme y así poder haber vuelto jugando mucho mejor y ser capaz de hacer todas esas cosas que, con ese dolor en el tobillo, no era capaz de hacer. Y sí, si volver atrás, me habría tomado más tiempo para recuperarme mejor", dice el propio Bale.

El de Cárdiff se rompió el curso pasado en noviembre de 2016 jugando en Lisboa contra el Sporting de Portugal. En ese proceso trató de ponerse a punto a todo trapo y así, tocado y limitado, jugó el clásico liguero de abril de este año. A los pocos minutos se tuvo que retirar tocado. Luego llegó a la final de la Champions entre algodones y la jugó, eso sí, saliendo desde el banquillo y porque el resultado era muy favorable para el Real Madrid. Habría que haber visto qué habría pasado si la cosa hubiera ido más ajustado.

En cualquier caso, Bale trata de sacar de todo aquello la visión positiva. "Por supuesto que ha sido complicado el hecho de no poder jugar, pero he tenido una buena pretemporada y estoy entrenando duro para ayudar al equipo a ganar más títulos", añadió. 

Más allá de la actualidad pura, Bale también desveló algunos secretos de vestuarios, como que Zidane les exige que, en ataque "nos expresemos como nosotros mismos", pero que a la hora de defender "quiere que todos lo hagamos siendo uno solo. Quiere que defendamos juntos, como un solo jugador, ayudándonos los unos a los otros", comenta Bale.

Una visión de sacrificio que también le reclama Zidane a él mismo, a Bale. "Me pide que siga trabajando duro. Que puedes tener todo el talento del mundo, pero si no trabajas, no llegarás lejos", afirma. Y entre esas confesiones, una que más de un madridista podría aplicar a su desgana para, en ocasiones, cerrar en defensa cuando juega en ataque. "Soy bastante perezoso", dijo al responder sobre su peor defecto.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0