Buscar

Higuaín dedicó una peineta a la afición del Barcelona tras su enésimo fiasco en el Camp Nou

13/09/2017 - 7:49
  • El delantero respondió así a los insultos al ser cambiado en el 87'
  • En 12 visitas al Camp Nou (10 con el Madrid) Higuaín no ha marcado
Higuaín, en el momento de mostrar la peineta al público del Barça. Imagen: Antena 3

Gonzalo Higuaín, delantero de la Juventus de Turín, no tuvo ayer su noche frente al FC Barcelona. En verdad no fue la noche de ninguno de sus compañeros. El 3-0 de los culés hizo daño en la 'Vecchia Signora' y ahondó, en el caso del argentino, en su nefasta racha en el Camp Nou. En 12 encuentros jugados en el feudo blaugrana no ha visto todavía puerta. Esa frustración, unido a los insultos del respetable, propiciaron que el jugador dedicara una ostentosa peineta.

Ostentosa porque en ningún momento trató de disimular. Al contrario. Cuando fue cambiado (minuto 87), el 'Pipita' recibió los insultos y burlas de los aficionados que se encontraban junto al banquillo culé. Entonces el argentino sacó a pasear su dedo corazón (tal y como cazó Antena 3) hacia donde procedían los insultos. Lo hizo, eso sí, sin mirar a las 'víctimas' de su enfado.

No era un buen momento para un jugador que, además, se marchó al vestuario cuando apenas faltaban unos pocos minutos para que acabar el partido. Nunca suele sentar bien ser sustituido en ese tramo de partido cuando el marcador es tan abultado (entre otras cosas, porque es un cambio que no vale para mutar el marcador), pero en esta ocasión dolió más todavía porque Higuaín, por su pasado madridista (10 de esos 12 partidos los jugó con la camiseta merengue), provocó las mofas que luego derivaron en le peineta.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.