Buscar

Cristiano Ronaldo admitió el 'engaño' al árbitro: el primer penalti del Apoel no lo fue

14/09/2017 - 12:42
  • Se lo confesó a Roberto Lago, autor de la mano, en el terreno de juego
  • Lago: "Te causa gracia que luego los grandes se quejen de los árbitros"
Cristiano Ronaldo encara a Roberto Lago, autor de las supuestas manos y al que le dijo que no era penalti. Imagen: EFE

El Real Madrid ganó ayer 3-0 al Apoel Nicosia. Uno de los tantos fue de penalti, por manos de Roberto Lago. El futbolista gallego afirmó, después del choque, que Cristiano Ronaldo, encargado de transformar desde los once metros, le dijo que no era penalti. "Lo pitó el Bernabéu", se quejó el defensa.

"En el penalti se lo comenté a Cristiano. 'Vaya gol que os han regalado', le dije. Y me hizo un gesto como diciendo 'Ya lo sé' y luego comentó 'Y mi gol no ha entrado' [en referencia al gol fantasma que no le pitaron porque la tecnología de gol lo negó]. Fue noble en ese sentido", confesó en la Cadena Cope.

La repetición de la acción a través de las televisiones muestra que, efectivamente, como habría confesado Cristiano a Roberto Lago, no es mano. La bola le dio en el hombro, pero el trencilla señaló el punto de penalti.

"Lo pita más el público que los jugadores. No me lo podía creer. Te da rabia. Si ya cuesta sacar algo aquí, pues que les den un penalti... te causa gracia luego cuando los grandes se quejan... si nos quejáramos todos... pero bueno, a seguir", había dicho antes Lago en BeIN Sports.

Lo curioso de lo que pasó en el Bernabéu es que, pocos minutos después, Cristiano Ronaldo sí que fue víctima de un penalti (éste sí que era) que, sin embargo, se quedó sin señalar. El árbitro entendió que no hubo falta. Dos errores que acabaron compensándose entre sí.


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.