Buscar

En directo
Siga el partido de Champions League entre Barcelona y Olympiacos

Algo se ha roto entre Sergio Ramos y Piqué: el capitán cambia su discurso tras la polémica independentista

6/10/2017 - 9:06
  • Antes de ir al Bernabéu Ramos pidió al público que no silbara a Piqué
  • Ahora el capitán ya no se atreve a reclamar al respetable que apoye al central
  • "A la afición no se le puede pedir que haga algo", dijo en la previa
Sergio Ramos, durante su última comparecencia con la selección española. Imagen: EFE

Algo se ha roto entre Sergio Ramos y Gerard Piqué. Uno y otro se han afanado estos días en defender su relación basándose en que sus pensamientos contrarios en temas políticos no afectan a su amistad. "Incluso vamos a ser socios en un negocio que le propuse", desveló el catalán el miércoles. La realidad, sin embargo, parece desviarse de su discurso. No es todo tan afable como han intentado pintar.

La distancia llega por el lado del andaluz. A Sergio Ramos sí parece haberle afectado todo el ruido que ha generado su compañero de selección.

Todo comenzó hace una semana, cuando Piqué pidió ir a votar en el referéndum. La mañana domingo, el central participó en la consulta y luego, por la tarde, estalló en zona mixta del Camp Nou por las cargas policiales.

Ya en Madrid, concentrado con 'La Roja', retuiteó mensajes que criticaban la actuación de la Policía Nacional y la Guardia Civil. En el entrenamiento de ese lunes llegaron los pitos que inundaron la sesión y que incluso obligaron a Piqué a hablar en sala de prensa para aclarar su postura.

Esa cronología de acontecimientos (más los que hayan quedado en la intimidad de la selección) parecen haber calado en el mensaje de Ramos. Ayer, en sala de prensa, ya no defendió a Piqué con tanta vehemencia. O al menos, se guardó mucho de pedir al público del Rico Pérez, estadio que albergará el duelo de esta noche ante Albania, que no pite al central.

"A la afición no se le puede pedir que haga algo, cada uno es libre y no podemos obligar a nadie a decir o a hacer algo, pero hay que pensar un poco en el equipo y en los jugadores que estamos dentro. Preferiríamos que hubiera un buen ambiente y que la gente que venga disfrute de un partido bueno, en el que nos jugamos muchos y a partir de ahí, cada uno que haga lo que crea conveniente", dijo.

Hace un mes, cuando España visitó el Bernabéu, el propio Ramos, junto con el resto de madridistas de España, insistieron en que había que apoyarlo. Que no era bueno pitarle.

"El tema de los pitos lo vamos alimentando en cada concentración y ruedas de prensa. He sido claro y recalco que a los jugadores que visten el escudo de su país merecen el máximo respeto. Piqué siempre ha sido un futbolista ejemplar en la selección y tanto él como a cualquier integrante de la selección, al público se le pide siempre que nos arrope y nos sintamos como en casa", comentó entonces.

El cambio de mensaje es evidente, buena prueba, quizá, de que el desgaste de los últimos días ha minado la relación entre ambos. Que algo se ha roto entre Ramos y Piqué.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.